La tarde, aquí y ahora

Cuando la herencia se convierte en un quebradero de cabeza para la familia

Se pueden generar problemas muy serios si se intenta no cumplir los deseos en vida del que ahora es difunto. Unos problemas que pueden tener solución si se siguen los consejos de los expertos.

Puedes ver más noticias destacadas en la web de "La tarde, aquí y ahora"y los programas completos en CanalSurMás.

12 May 2022

Para hablarnos sobre cómo buscar soluciones a estas situaciones esta tarde nos acompañan los abogados Luis Amate y Sonsoles Gutiérrez, que nos dan las claves para repartir sin disputas el patrimonio de un familiar fallecido.

En primer lugar Luis nos explica que una herencia común es el equivalente a cómo se reparte una tarta en tres partes iguales. Una de ellas es la legítima,  la otra es el tercio de mejora y la última parte es el tercio de libre disposición.

Nos sigue contando el abogado que la legítima obligatoriamente debe ser para los herederos forzosos, salvo excepciones muy concretas. El tercio de mejora sirve como su propio nombre indica para mejorar a alguno de esos herederos forzosos que tienen derecho a legítima: un supuesto que nos encontramos en muchas ocasiones es cuando un hijo es el que se queda al cuidado de los padres los últimos años de sus vidas, en este caso se produce la mejora de este heredero forzoso con un tercio de la masa total hereditaria. Y por último nos encontramos con el tercio de libre disposición, que puede dejarse a quién se quiera, pero que lógicamente recae en la mayoría de los casos en los herederos de la legítima y de la mejora.

Por su parte Sonsoles nos habla del supuesto de si se ha hecho o no testamento. De haberlo hecho, la herencia se repartiría conforme a lo que se ha regulado en éste, siempre y cuando a la hora de hacer el testamento se haya respetado la legítima para los herederos forzosos: los hijos y nietos de los padres y ascendientes; los padres y abuelos con respecto de los hijos; y si no existen hijos, serían en último lugar para el conyugue.

Nos sigue contando la abogada que si no hay testamento tenemos que acudir a la ley reflejada en el código civil para resolver la herencia: si una persona tiene hijos, heredan los hijos; si no los tienen, heredan los padres; y si no hay hijos ni padres heredaría el conyugue; y en último lugar si no hay ni hijos, ni padres, ni conyugues, heredarían los hermanos y sobrinos. 

Nos dice Luis que se puede desheredar a alguno de tus herederos forzosos a través de testamento. Siempre tiene que estar debidamente justificado y podríamos tener como supuestos clásicos: negar alimento a los padres, el maltrato de obra y de palabra del hijo a los padres, y conflictos derivados de casos de violencia de género.

Sigue Luis comentándonos que también se heredan las deudas y obligaciones. Con esto hay que tener mucho cuidado y se debe aceptar a título de inventario.

Sonsoles nos habla de que para evitar conflictos entre familiares es absolutamente recomendable hacer testamento al margen de la edad que se tenga o de lo que se posea. No es costoso hacerlo y puede solucionar muchos problemas. Además se puede modificar a lo largo de la vida.

Si quieres tener todos los detalles sobre como resolver situaciones que pueden derivar en conflicto ante una herencia, no dejes de ver el video que acompaña a esta noticia.

ES NOTICIA