LOS REPORTEROS
LOS REPORTEROS

Trece años después de Marta

Este lunes es el aniversario de la desaparición de Marta del Castillo.

Hay investigaciones en marcha y un juicio nuevo por celebrar.

Su caso cambio muchas cosas, incluida a su familia.

En Los Reporteros hablamos con su padre.

Si quieres ver más noticias destacadas, visita la web de “Los Reporteros”. Y en CanalSurMás tienes los programas completos.

CANAL SUR MEDIA 23 January 2022

El próximo lunes, se cumplen trece años de su desaparición pero los suyos aún no han podido localizar sus restos. El caso de Marta del Castillo es, sin duda, un suceso que nos conmocionó y que, también, de algún modo, nos cambió. Reveló los claroscuros judiciales, policiales y también, periodísticos de nuestro sistema. Les contamos las novedades de un caso aún sin cerrar y conversamos con Antonio, el padre de la joven sevillana. Con él reflexionamos sobre quiénes éramos antes...y quiénes somos... después de Marta.

Hace trece años, la vida le dio a Antonio del Castillo un papel que nunca habría elegido. El de un padre dispuesto a todo para saber la verdad sobre la muerte de su hija y que no se permite el descanso hasta encontrarla. No suele conceder entrevistas en enero, un mes que para él y para su familia es sinónimo de dolor en un hogar que hoy permanece huérfano sin Marta. Con nosotros ha hecho una excepción que le agradecemos. Trece años de ausencia invitan a reflexionar pero también a seguir haciendo preguntas que aún no tienen respuesta.

Del Castillo asegura que no haberla encontrado "es una puerta que está abierta... es como el comer, el beber diario. Vas a pensar en ella. Porque es que no la has visto, no sabes dónde está"

El laboratorio Lazarus se ha convertido en una esperanza para intentar localizar el cuerpo de Marta. Aquí, cuatro personas trabajan desde el mes de junio intentado reconstruir la geolocalización de los móviles de las personas implicadas la noche del 24 de enero de 2009. Es decir, dónde estaban, con una precisión de entre siete y treinta metros, pero también qué mensajes dejaron. Una información imposible si los teléfonos estaban apagados. Y lo estuvieron durante más de cuatro horas.

Manuel Huerta, CEO de Lazarus y perito judicial, explica que "lo que estamos buscando es qué restos quedan en los teléfonos, de qué antenas estuvieron dando servicio sin que se realizaran o recibieran llamadas, Cuando nos estamos desplazando, estamos conectados a una antena. Esa potencia de la señal varía hasta que nos vamos del radio de acción, es decir, a la zona de cobertura de otra antena. Si somos capaces, sería como reconstruir una línea de puntos. El estado de delicadeza de los teléfonos-son baterías que tienen diez, doce años y junto que es una tecnología que no ha seguido desarrollándose nos obliga a fabricar cosas muy específicas, muy concretas, para este tipo de volcado de manera que tengamos los datos con consistencia Todo esto formará parte del proceso judicial y no puede caber ninguna duda con respecto a la información que se extraiga".

Los resultados los remitirán al juzgado que instruye la pieza separada abierta para la búsqueda del cuerpo de Marta. Esperaban tenerlos el pasado diciembre pero aún siguen trabajando en ello. "La tecnología no ha cambiado. De hecho, nosotros los que analizamos son registros GSM de telefonía básica. Nosotros nos inclinamos a pensar que a nadie se le ocurrió llegar a ese punto".

Jorge Muñoz, periodista del Diario de Sevilla, considera que "el caso Marta, después de 13 años de investigación, es un auténtico puzzle: hay una pieza clave que es el cadáver de Marta del Castillo, que no ha aparecido".

El paradero de Marta es la pieza que completaría un puzzle que, a día de hoy, aún cuesta encajar. Para empezar, judicialmente. Hubo dos juicios. El primero condenó por encubrimiento al entonces menor, Francisco Javier García, conocido como El Cuco, a tres años de reclusión en un centro de menores. El segundo, sentenció a Miguel Carcaño a veinte años de cárcel por asesinato y absolvió a los tres mayores acusados de encubrimiento: el hermano de Carcaño, Francisco Javier Delgado, su novia, María García Mendaro y Samuel Benítez, amigo de Miguel. Dos juicios y dos sentencias llenas de contradicciones. El Tribunal Supremo aumentó un año y tres meses la pena de Carcaño por delito contra la integridad moral

Muñoz explica que "en la sentencia de menores, si se hablaba, aunque no se le ponían nombres, de que Miguel Carcaño fue ayudado por el resto de los implicados a hacer desaparecer el cuerpo de Marta y la sentencia de mayores se cubrió más porque dijo Miguel Carcaño, con la ayuda del Cuco y de una tercera persona no identificada. Esa equis del caso Marta no se ha desvelado.

Mónica Gallardo Bejarano, abogada Miguel Carcaño, cree que "solo las personas que participaron y hablo en plural porque estoy convencida que no solo Miguel Carcaño, aunque sea el único condenado como autor material del asesinato de Marta del Castillo… son los únicos que saben lo que pasó".

En mayo, se celebrará un nuevo juicio. En el banquillo se sentarán El Cuco y su madre, acusados de falso testimonio. Se les acusa de mentir sobre dónde y a qué hora estuvieron la noche del crimen de Marta. Inmaculada Torres, abogada familia Marta del Castillo espera que ese juicio "de una respuesta a un delito que han cometido. Ellos no podían mentir durante un juicio. El falso testimonio es un delito". La novedad es que "la juez ha admitido todas las pruebas, entre ellas, la declaración de Miguel Carcaño. Yo me imagino que los abogados de la acusación particular intentarán preguntar a Miguel Carcaño si puede aportar una novedad sobre el paradero del cuerpo de Marta", dice Jorge Muñoz.

Pero, ¿se puede esperar algo esclarecedor de una persona que ha dado hasta siete versiones de lo ocurrido con Marta? El padre de Marta cree que en la última versión de Miguel Carcaño y "creo que el resto de los españoles piensan como yo, después de todo lo que ha salido pero no tengo la certeza del todo hasta que tenga a mi hija en mis manos".

En la séptima versión que da Miguel Carcaño sobre los hechos, la que mantiene desde 2013, Miguel mantiene que fue su hermano el autor de la muerte de Marta. "Según él ha declarado varias veces, el hermano, en un momento de la discusión entre los dos hermanos, Marta intercede y el hermano con una culata de un revolver, el hermano el da varios golpes y la mata", cuenta Jorge Muñoz. 

La abogada de Carcaño explica que su cliente siempre decía que "de todo lo que he dicho, en todas mis declaraciones hay algo de verdad". Ella se queda la última "porque él siempre decía una cosa llevó a la otra. Porque claro los juristas queremos encontrar el motivo que lleva a la comisión del delito".

Nacho Abad, periodista, entiende que los motivos son "muy sencillos: habían dejado de pagar una hipoteca fraudulenta. Si se destapaba que había una hipoteca fraudulenta, que había un delito de estafa y un delito de falsedad documental eso podría suponer cinco años de prisión para ambos". La policía dice que el principal beneficiario es Francisco Javier y quien paga es Miguel Carcaño. "Si te pillan y puedes ir a la cárcel ya tienes un móvil que es digno".

La familia de Marta ha recurrido ante la Audiencia provincial de Sevilla el archivo de la investigación al hermano de Carcaño, a Francisco Javier Delgado. "Yo espero que la Audiencia mire bien las pruebas que nosotros hemos presentado, el informe de la policía y, sobre todo, que el informe de la policía dice que se le tiene que seguir investigando", explica su abogada. "No estamos pidiendo que se juzgue al hermano dos veces por los mismos hechos. Estamos pidiendo que se le investigue por un hecho que no ha sido juzgado ni investigado".

Antonio del Castillo, padre de Marta, recuerda cuando se puso delante de una cámara por primera vez. "Es algo que me superaba pero sabía que era necesario...y tenía que hacerlo".  "Ha habido muchas críticas que hablaban de los medios de comunicación, que si se habían aprovechado de las circunstancias, de mí...yo creo que no. Yo he utilizado a los medios igual que ellos me han utilizado a mí... los que no estamos en estos temas no nos damos cuenta hasta que lo necesitamos y ha sido un fifty-fifty. Estoy agradecido porque habéis estado siempre ahí y muchos veces habéis movido sillones. Hasta hoy, trece años después, este caso se sigue escuchando en toda España… gracias a vosotros".

La prensa jugó un papel fundamental en el caso Marta del Castillo porque había una gran necesidad, los ciudadanos querían saber qué había ocurrido con esa niña de 17 años, considera Jorge Muñoz. Para Nacho Abad "es el caso de mi vida porque he mantenido el contacto con los padres desde el principio. Llegó un momento en que la amistad con Antonio se hizo tan fuerte que yo me impliqué en la lectura del sumario y en los avances de la investigación de forma permanente y cuando veíamos algo que se podía proponer lo hacíamos. No voy persiguiendo la noticia, voy persiguiendo resolver el caso con él"

Nacho Abad, periodista de larga trayectoria en la investigación de sucesos ha traspasado la línea que separa el trabajo periodístico de la implicación personal en los casos. Es, además, uno de los productores de la docuserie de Netflix, "¿Dónde está Marta?", que ha vuelto a poner ante los ojos de miles de espectadores las claves de la desaparición de la joven. ¿Están supliendo este tipo de documentales la labor del periodismo de investigación?

"La historia de Marta del Castillo no se cuenta en una noticia de televisión, no se cuenta en un reportaje de media hora ni en un reportaje de una hora, tiene tantos flecos, tiene tantas aristas, tienes tanta información que necesitas para darle su verdadero espacio y su verdadero tiempo, varias horas. Netflix nos dio tres horas", dice Abad.

El GRUME, grupo de menores de la Policía Nacional, fue quien inició la investigación del caso que supuso un antes y un después en la búsqueda de personas desaparecidas. La misma noche de su desaparición, que era sábado, Antonio interpuso una denuncia ante la policía pero nadie investigó hasta el lunes por la tarde. El que fuera menor hizo pensar en una desaparición voluntaria de la joven de 17 años y se desperdiciaron las primeras 48 horas de búsqueda que son fundamentales. Hoy, ¿podría pasar algo parecido?

Pedro Herranz, inspector jefe grupo de desaparecidos Unidad Central Policía Nacional, cree que "lo más importante que hemos aprendido es que todas las personas son iguales a la hora de la búsqueda. Lo hemos aprendido. No hay que hacer categorías dependiendo de la persona que sea, si es menor de cierta edad, si es vulnerable por ser mayor de edad si es una persona ya adulta, hemos aprendido que cualquier desaparecido hay que echarse rápidamente a la calle y hacer gestiones. Hemos aprendido, también, a interrogar al denunciante, hemos aprendido a hacer una serie de cuestiones que nos tiene que contestar, que nos tiene que facilitar información".

Así vemos hoy el piso de la calle León XIII donde empezó la pesadilla de aquel 24 de enero y de la que aún la familia de Marta no ha despertado. Una pesadilla que les ha llevado, incluso, a comprar el piso que fue el escenario del crimen de su hija para regalárselo a su asesino si dice dónde está Marta.

Antonio del Castillo estuvo en Herrera de la Mancha: "Le di la mano a este individuo, a esta persona. También fue duro. Yo estaba dispuesto a lo que hiciera falta. Me ocurrió, me vino la oportunidad. Y lo pensé… date cuenta que cuando él salga da allí, se supone que tendrá cuarenta años, no va a tener donde ir. Un sitio donde cobijarse, un techo, y ¿qué mejor que la casa de su madre? El piso ése que el hermano le metió en el marrón de una hipoteca, con todo los papeles falsos que no iba a poder pagar en la vida". Carcaño no ha respondido a este ofrecimiento

En estos trece años sin Marta, Antonio se ha convertido en abuelo. Tiene dos nietas, una de seis años y otra de un mes. Un ERE lo ha prejubilado y eso hace que tenga aún más tiempo para pensar en qué más puede hacer para encontrar a Marta. "Si no tienes el cuerpo, no tienes nada. Que dirán: bueno, el cuerpo, es la parte exterior que nos identifica y bueno, habrá gente que no le de importancia. Pero es como todo en la vida. Hay gente que cree y gente que no cree. Y yo mientras no vea y mi mente no la vea, los restos o lo que quede pues no, no se va a ir de ahí".

ES NOTICIA