mesa de diálogo
mesa de diálogo

Una mesa de diálogo de la que recelan otras autonomías

Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha pedirán un foro igual si la mesa de diálogo despacha inversiones, proyectos o financiación.

Sánchez y Aragonès se sientan para avanzar en la resolución del conflicto catalán.

CANAL SUR MEDIA 15 September 2021

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, han inaugurado este miércoles la nueva etapa de la mesa de diálogo para resolver el denominado "conflicto catalán", con una reunión en Barcelona, y que llega en un momento especialmente crítico para los socios del Govern, inmersos en una disputa que ha dejado por el momento a Junts fuera de las negociaciones con el Ejecutivo central.

La intención de Junts de sentar en la mesa a dirigentes ajenos al Govern, entre ellos, a dos de los condenados por el procés que fueron indultados por el Gobierno, ha llevado a Aragonès a vetar la participación de sus socios de coalición hasta que no renueven su delegación. Ha sido la gota que ha colmado el vaso, tras semanas de recelos por parte del partido del expresidente catalán Carles Puigdemont hacia la mesa de diálogo.

RECELOS AUTONÓMICOS

Pero la mesa de diálogo con Catalunya y la presencia del presidente Sánchez y varios ministros como interlocutores han provocado una cascada de críticas y peticiones. Andalucía pide una mesa similar para evitar desigualdades y otros presidentes consideran que temas que afectan al conjunto de los españoles no se pueden llevar a este foro.

El presidente andaluz ya adelantó en junio que pediría una mesa de diálogo para Andalucía. Fue en su encuentro con Sánchez en La Moncloa. Ahora ya vuelto a insistir porque, aunque existe la figura de la Comisión Bilateral entre el gobierno central y el autonómico para tratar las competencias cedidas ese no es el foro para abordar inversiones, proyectos o financiación. Andalucía y otras comunidades ya han reclamado una mesa de diálogo si con Catalunya se plantean estos puntos porque no quieren desigualdades territoriales.

El gallego Alberto Núñez Feijoo, entiende que "lo que no puede ocurrir es que el gobierno autonómico chantajee no acudiendo a los foros multilaterales porque sabe que luego tendrá trato de favor". También Emiliano García Page, presidente de Castilla-La Mancha, estará "vigilante para que ningún derecho ciudadanos castellanomanchegos se vea agraviado por exigencias de quien mas chilla".

Los presidentes de Andalucía, Valencia y Murcia estudian hacer un frente común para cambiar el actual modelo de financiación que consideran injusto. De hecho Juanma Moreno y Ximo Puig se reúnen la próxima semana para avanzar en una postura común. 

ES NOTICIA