Un Rocío muy diferente

La decisión de suspender la romería no cogió por sorpresa porque ya se tomó antes con las procesiones de semana santa y las ferias de primavera.

30 May 2020

No suena el campanil. No está la Virgen dentro de la ermita. No ha habido caminos, ni preparativos de carriolas ni estreno de trajes. No se oye el tamboril… No ha habido bautizos en el Quema, ni se presentarán las hermandades… No habrá salto a la reja … pero el lunes, este lunes será Lunes de Pentecostés.

La imagen de la aldea estremece. Cuesta creer que éste sería el fin de semana más esperado para cientos de miles de rocieros… La marisma respira tranquila, ajena a un calendario que hubiera situado el paisaje entre bullicios, cantes y rezos.

La decisión de suspender la romería no cogió por sorpresa porque ya se tomó antes con las procesiones de semana santa y las ferias de primavera. Pero no por ello, dolió menos.

A lo largo del tiempo, durante la invasión francesa, la celebración de pentecostés no se celebró con una romería. Lo más cercano en el tiempo fue durante la guerra civil, es decir hace ocheinta y tantos años que no se produce una situación así

Este año es especial. La Virgen se encuentra en Almonte. Allí está desde el 19 de agosto pasado cumpliendo la tradición que se marca cada siete años.( Porque en realidad antes la Virgen venía al pueblo por sequía o por catástrofes, cuando su gente la necesitaba).

Tendría que haber vuelto a la aldea hace una semana para presidir la romería de siempre. Por eso el pueblo se ha engalanado, ha vestido sus balcones como si la pandemia no hubiera trastocado nada. Pero lo ha hecho. Terminaba ahora el año jubilar, coincidiendo con el centenario de la coronación canónica, aunque será como si se parase el tiempo. Todo se prorroga un año.

ES NOTICIA