LA VOZ DE VIGORRA
<
LA VOZ DE VIGORRA

Marlaska y el contacto con el suelo

Jesús Vigorra da su particular punto de vista sobre los temas de actualidad en La mañana de Andalucía.

JESUS VIGORRA 29 May 2020

Los sucesos en el Ministerio del Interior así contados, y el alma de Grande Marlaska transfigurada (otrora flor de lis de la carrera judicial) atestiguan algo más que fantasías de la guardia civil, de jueces celosos y partidos de la oposición que le tienen ganas y están al aguardo. En lo que va del lunes a este viernes, el quinario de Marlaska, todo compone un consistente descubierto por extraño y asombroso que parezca. Y tal cosa es no admitir de una vez por todas que consentir las manifestaciones del 8 de marzo fue un error mayúsculo por el que, andando el tiempo, tal vez veamos a alguien en el banquillo. Marlaska un juez de lucha por la democracia y por la libertad, ha perdido el contacto con el suelo, debe ser el síndrome de la Moncloa, enfermedad harto contagiosa cuyo paciente cero fue Adolfo Suárez al final de su valiente y valioso mandato como presidente de la transición y recuperción de la democrcia en este país. Cayeron en la misma afectación sus sucesores y algunos ministros de los que por Moncloa aterrizaron y terminaron como ahora se ve el actual de interior, arrollado y doblegado por las circunstancias políticas. Por Servidumbre al gobierno vino la destitución del coronel jefe de la Comandancia de Madrid, Pérez de los Cobos, por falta de confianza, dijo el ministro, cuando en realidad era un cabreo por la investigación que se estaba llevando por orden judicial al delegado del gobierno de la comunidad de Madrid, por haber autorizado la dichosa manifestación del 8M. Luego vino la dimisión de El director adjunto operativo de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, segundo en el escalafón del cuerpo, presentada de forma irrevocable, y luego el cese al número tres del instituto armado, a lo que siguieron las justificaciones de Marlaska para acabar diciendo que "No es ni perder la confianza ni no perder la confianza, es rodearse de las personas de mayor confianza". O sea, hablando como Rajoy. Nadie escarmienta en cabeza ajena, o en la sin cabeza de Garzón, hablando de judicatura. Se recomienda no perder nunca el contacto con el suelo porque solo así tendremos una idea aproximada de nuestra estatura.

ES NOTICIA