madrid
madrid

La cara B de la cumbre: cultura, gastronomía y risas

Los acompañantes de los mandatarios mundiales han tenido una intensa agenda paralela a las reuniones de trabajo de sus consortes.

Los reyes y el presidente del gobierno y Begoña Gómez han ejercido de anfitriones. 

CANAL SUR MEDIA 30 June 2022

Los acompañantes de los mandatarios de la cumbre de la OTAN han cerrado este jueves su programa de actividades con una visita al Teatro Real, donde han probado aceites cordobeses y han degustado un desayuno saludable. La reina Letizia, acompañada por Begoña Gómez, esposa del jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ejercido de anfitriona del grupo, del que ha formado parte Brigitte Macron, esposa del presidente francés, pero no la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, quien ya se ha marchado de Madrid. También han visto la actuación del cantaor granadino Kiki Morente que ha cantado una seguidilla de su padre y parte del ensayo de la ópera Nabucco.

Han sido dos día intensos en los que los participantes han podido disfrutar de España y de sus anfitriones. Y en ello los reyes se han llevado la palma. Felipe VI se ha reído con los chistes de Biden y Doña Letizia se ha convertido en una experta guía de los acompañantes.

A pesar de que Jill Biden la hizo esperar más de la cuenta en su visita al centro de refugiados, donde luego se presentó con sus nietas. La mujer del presidente de Estados Unidos se ha marchado tan encantada que acaba de publicar un tuit agradeciéndole a la reina el trato recibido.


Este miércoles, en la cena en el Museo del Prado los anfitriones fueron el presidente del Gobierno y su esposa, Begoña Gómez. Pedro Sánchez se rio de lo lindo con el mandatario italiano, Mario Dragui, que se quedó sin cenar por una llamada que lo alertaba de tensiones en su gobierno. Briguit Macron volvió a destacar por su elegancia y lució un traje muy similar al del día anterior.

Begoña Gómez hizo muy buenas migas con Joe Biden quien le presentó con sus nietas. Precisamente la ausencia más sonada fue la de su esposa, Jill, que el día antes después de recorrer Madrid organizó un fiestón en la embajada de Estados Unidos con invitados como Alejandro Sanz, Ainhoa Arteta o Pablo López, con flamenco incluido, porque no hay lenguaje más universal que el de la música.

ES NOTICIA