Tragedia de Melilla
Tragedia de Melilla

Grande-Marlaska insiste en negar muertes en la frontera de Melilla

El ministro del Interior ha comparecido en el Congreso para enrocarse en sus posiciones: no hubo muertes ni desatención.

Todos los grupos, excepto el PSOE, han rechazado sus explicaciones.

PP, Vox y ERC han pedido su dimisión.

Un informe de un consorcio periodístico revela que hubo, al menos, un muerto en territorio español.

CANAL SUR MEDIA 30 November 2022

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha vuelto a defender la actuación "proporcionada" de la Guardia Civil en la valla de Melilla el pasado 24 de junio cuando al menos murieron 23 migrantes, y ha reafirmado una vez más que no hubo que "lamentar ninguna pérdida de vida humana en territorio nacional".

"Lo dije y lo reitero: estamos hablando de unos hechos trágicos que suceden fuera de nuestro país", ha aseverado Marlaska en su segunda comparecencia en el pleno del Congreso y horas después de una investigación de la ONG Lighthouse Reports publicada por un consorcio internacional de periódicos, entre ellos El País, que sostiene que alguna muerte se produjo en suelo español.

Una afirmación alineada con los argumentos mantenidos por los socios de Gobierno, de investidura y de la oposición que, tras visionar la semana pasada las imágenes de la tragedia, señalaron que la avalancha llegó a alcanzar la parte española, que agentes marroquíes actuaron en territorio español y que no hubo una atención sanitaria adecuada.

Tras afear la "decepcionante actitud" de los diputados de la comisión de Interior por visionar "ni un tercio" de las imágenes disponibles, Marlaska ha subrayado que "se ha constatado de forma evidente que la tragedia sucedió principalmente en otro país", tal y como han constatado las fuerzas de seguridad marroquíes y españolas.

En este sentido, ha pedido responsabilidad a todos los grupos al considerar que se ha intentado "redefinir el Derecho Internacional y el ejercicio de la soberanía por parte de los Estados retorciendo argumentos catastrales propios de la definición de las lindes entre particulares o buscando incansablemente cualquier posibilidad de determinar que el hecho había acontecido en territorio español".

También considera una "irresponsabilidad" afirmar que no se atendió a los migrantes que lo necesitaron y ha detallado que había "equipos de atención sanitaria obviamente protegidos" ante el "asalto violento", y ha detallado que once migrantes fueron trasladados al hospital de Melilla.

Durante su comparecencia, interrumpida en varias ocasiones por los aplausos de la bancada socialista, el ministro ha reprochado a quienes pretenden justificar "el violentar una infraestructura fronteriza" para solicitar protección internacional, pues la ley de Asilo define claramente los espacios para hacerlo.

"España, no tengan ninguna duda, es un país de acogida para cualquier solicitante de asilo que llame a sus puertas pero no puede permitir que nadie intente derribarlas a patadas", ha dejado claro el ministro antes de volver a lamentar las muertes y reiterar que el asalto protagonizado por unos 1.700 migrantes organizados fue un intento de "agresión sobre la frontera española intolerable y violento".

Ha defendido que se cumplió "de forma plena con la legalidad" cuando la Guardia Civil "impidió" el acceso de esas personas a territorio nacional, algo que nada tiene que ver con empatizar con las causas de origen que les llevan a querer cruzar la frontera y a reconocer que la tragedia "nunca debió suceder".

Al igual que hiciera en su comparecencia el 21 de septiembre en el pleno, el titular de Interior ha relatado detalladamente la cronología de lo ocurrido el 24 de junio, tras lo que ha insistido que son los mismos hechos "porque no hay otros, por mucho que moleste a quienes desde su sesgo y su verdad preconcebida querrían otra verdad que quieren construir pero que no existe".

Especialmente duro se ha mostrado con "la deriva del PP", al que acusa de haber sembrado "dudas" sobre la actuación de la Guardia Civil en Melilla, por lo que ha instado a una "rectificación" sobre esas "insidias".

TODOS LOS GRUPOS, MENOS EL PSOE, RECHAZAN LAS EXPLICACIONES

Todos los grupos parlamentarios excepto el PSOE han rechazado este miércoles las explicaciones del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al que han acusado de mentir y enrocarse en defender que en la tragedia de Melilla del pasado 24 de junio no hubo muertes en suelo español.

Unas mentiras por las que PP, Vox y ERC han pedido su dimisión y EH Bildu y la CUP han reclamado que todos las fuerzas apoyen una comisión de investigación para que se confronte con "transparencia real" lo que realmente sucedió.

Solo el PSOE ha negado que haya habido fallecidos en territorio español porque, según ha dicho David Serrada, tras el visionado de las imágenes "no podemos tener ninguna certeza ni de cómo, ni de cuándo, ni de dónde porque en ninguna imagen hemos podido verlo".

Antes de recalcar que Marruecos "se ha hecho responsable de todos los migrantes fallecidos", Serrada ha acusado al PP de situarse "frente a la Guardia Civil" al "cuestionar" el dispositivo desplegado ese día y "tergiversar" sus explicaciones.

PP: NO SIGA ENVUELTO EN LA MENTIRA Y VÁYASE

Así, la palabra "mentira" ha sido la más repetida por todos los portavoces, aunque la más dura ha sido la popular Ana Vázquez."No siga envuelto en la mentira y váyase", ha instado antes de lanzar gruesos descalificativos al ministro, al que acusado de "cobarde" y de acudir al Congreso "arrastrado por la sociedad, los medios de comunicación y de quienes defienden la verdad"

"Su actuación es miserable", ha enfatizado Vázquez, que ha ido rebatiendo afirmaciones que el ministro ha hecho este miércoles y el pasado septiembre, entre ellas que Marruecos alertó de la avalancha horas antes o de que no se produjeran hechos relevantes aquel día en suelo español, tal y como ha querido demostrar exhibiendo varias fotografías.

Para ERC, el nuevo material publicado demuestra que hay "cinismo y mentira" en la gestión del Gobierno sobre el salto a la valla porque, ha dicho, "las imágenes confirman que hubo muertes en territorio español, al menos uno".

"Usted continúa siendo ministro porque los muertos son negros y pobres, si hubieran sido blancos, usted no sería ministro", ha apostado la diputada republicana, que ha afirmado que "un ministro así no puede seguir un día más" en su puesto.

No ha sido tan rotundo, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que se ha mostrado "muy decepcionado" al término de la primera intervención de Marlaska, aunque no ha pedido su dimisión y sí que dé explicaciones sobre lo ocurrido.

UNIDAS PODEMOS: QUEDA CLARO QUE AL MENOS HUBO UN MUERTO EN ESPAÑA

Su socio de Gobierno no ha pedido la dimisión del ministro, si bien el diputado Enrique Santiago ha señalado que "queda claro" que al menos hubo un migrante fallecido en suelo español.

Para Santiago, lo ocurrido el pasado 24 de junio demuestra que no hay mecanismos eficaces para garantizar que una persona puede alcanzar de forma segura la frontera para pedir asilo y ha opinado que "existen herramientas si hay voluntad política, pero que nunca se activan con personas de piel negra".

Ha exigido que se lleven a cabo las reformas legales necesarias "para que las personas no tengan que saltar las vallas" y puedan pedir protección internacional en las oficinas diplomáticas o en los puestos fronterizos.

PNV Y EH BILDU LAMENTAN QUE MARLASKA SE ENROQUE EN SU VERSIÓN

En sintonía con Unidas Podemos también se han situado PNV y EH Bildu, cuyos portavoces han recriminado a Marlaska que se haya enrocado en sus mismas explicaciones cuando es "palmario", ha dicho Mikel Legarda (PNV), que existen vídeos de la avalancha que demuestran que hubo muertos en la parte española.

"Algo no cuadra porque parece que todos se equivocan menos usted", ha dicho Jon Iñarritu (EH Bildu) quien, al igual que Legarda, ha afeado al ministro sus críticas a los diputados por visionar "apenas un tercio" de las imágenes.

Según Iñarritu, se aportaron seis horas y media y no ocho, mientras que los hechos más relevantes solo duran tres minutos porque posteriormente a esa avalancha "no hay imágenes aéreas" ni las cámaras fijas fueron redireccionadas a ese punto para grabar.

Desde Vox, el diputado Javier Ortega-Smith ha pedido la dimisión de Marlaska por haber abandonado a los agentes de la Guardia Civil en Melilla.

"Y si hubo muertos, ¿qué? ¿Somos responsables los que sufrimos un asalto si en el mismo había personas violentas? ¿Somos responsables si los agentes hacen uso de la fuerza para repeler el asalto?", ha retado el diputado de Vox, que ha dicho que "si no hubo muertos" ese día "fue un milagro".

"Sabemos que no va a dimitir, ni que Pedro Sánchez le va a cesar, pero este país no puede permitirse tener un ministro con tan poca dignidad", ha añadido por su parte el diputado de Cs Miguel Gutiérrez.

ES NOTICIA