moncloa
moncloa

Gobierno y agentes sociales juntos por la recuperación

El pacto consta de diez puntos en los que se recogen medidas como la contratación de trabajadores temporales despedidos durante la crisis.

El Gobierno ha aprobado este viernes un nuevo paquete de medidas económicas de ayuda a las empresas por importe de 50.000 millones de euros. 

Los presidentes de CEOE y Cepyme han pedido a Sánchez que no suba los impuestos. 

3 July 2020

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha suscrito en los jardines del Palacio de la Moncloa el 'Pacto para la reactivación económica y por el empleo' con los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, respectivamente.

En el pacto, que consta en total de diez puntos, las partes se comprometen a impulsar desde las empresas la recontratación de los trabajadores con contrato temporal cuya relación laboral finalizó durante la crisis sanitaria, siempre que las circunstancias lo permitan y potenciando en la medida de lo posible la contratación indefinida.

Al mismo tiempo, se comprometen a impulsar la reincorporación a las empresas de los trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) derivados de la crisis del Covid-19, primando los ajustes de capacidad en horas de trabajo y no en empleos.

Gobierno y agentes sociales apuestan también en el pacto por desarrollar mecanismos eficaces para la formación y recualificación de los trabajadores de cara a su capacitación, en particular en el ámbito digital y tecnológico. El objetivo es acceder a los puestos de trabajo que se creen y su recolocación en la misma u otra empresa o sector, especialmente en aquellos sectores afectados por un proceso de reconversión o transformación acelerado por el coronavirus.

Asimismo, se comprometen a establecer un marco adecuado para el trabajo a distancia y la adaptabilidad de la jornada laboral, y para los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, buscando mayor seguridad jurídica, menor vulnerabilidad y volatilidad y una mayor contribución a la estabilidad económica. 
Igualmente, las partes se comprometen a modernizar el marco laboral para minimizar el impacto sobre el empleo de futuras crisis .

Gobierno y sindicatos muestran su apoyo al desarrollo de la economía social y el sistema de cuidados, así como al colectivo de los autónomos, "tanto en la superación de las consecuencias económicas de la pandemia como en la reactivación de sus actividades profesionales".

Se comprometen además a asegurar el reforzamiento de los servicios públicos especialmente el sanitario y el sistema de dependencia, así como el servicio público de empleo (SEPE), mejorando la calidad de los empleos y los mecanismos de coordinación y de colaboración público-privada existentes.

En materia de pensiones, apuestan por abordar las adaptaciones que sean necesarias para reforzar y garantizar la sostenibilidad y suficiencia a largo plazo del sistema público de pensiones, protegiendo su poder adquisitivo.

Y en materia fiscal, se comprometen a impulsar medidas para aflorar la economía sumergida, "luchando contra el fraude, la precariedad y la evasión fiscal". 
El acuerdo contempla la puesta en marcha de un pacto por la industria que permita la "imprescindible reindustrialización" de España, que "diversifique, equilibre y modernice su estructura productiva", e impulse sectores estratégicos.

El Gobierno y los interlocutores sociales abogan además por fomentar la transición "verde" del conjunto de sectores productivos y la economía circular, apostando por la colaboración público-privada y la inversión en la industria, la agricultura y en servicios competitivos.

También apuestan por impulsar la digitalización de la economía, el despliegue de capacidades digitales a lo largo de toda la vida laboral y la incorporación a las empresas de las nuevas tecnologías, en particular las pymes.

Para conseguir todos estos objetivos, el Ejecutivo y los interlocutores sociales acuerdan reactivar, con carácter inmediato, las mesas de diálogo social ya constituidas y abordar los compromisos recogidos en el pacto en los foros correspondientes.

Los presidentes de CEOE y Cepyme han aprovechado sus respectivas intervenciones para expresar su rechazo a los planes fiscales del Gobierno, ya que podrían perjudicar el crecimiento económico.

La firma del pacto coincide con el nuevo paquete de medidas, por importe de 50.000 millones de euros aprobado por el Gobierno en un Consejo de Ministros extraordinario. La medidas comprenden una línea de avales del ICO por 40.000 millones para nuevos proyectos de inversión y un fondo de 10.000 millones para apoyar la solvencia de empresas estratégicas.

Según ha informado el Ejecutivo, la línea de avales del ICO se dedicará a impulsar nuevos proyectos de inversión empresarial, mientras que el Fondo de Apoyo a la Solvencia, que será gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), dará apoyo público temporal a empresas estratégicas.

Además, el Consejo de Ministros ha aprobado el Plan Renove 2020 para la adquisición de vehículos, ya anunciado y aplicable a compras efectuadas desde el pasado 16 de junio, y la moratoria hipotecaria para inmuebles afectos a la actividad turística

 

ES NOTICIA