informe anual
informe anual

El Banco de España pide abaratar el despido a la mitad e implantar la mochila austríaca

Para acabar con la temporalidad recomienda este sistema en el que las empresas van aportando por anticipado los costes de despido en un fondo individual para cada trabajador

Avisa que la recuperación dependerá de cómo se resuelvan las pensiones, la jubilación, la desigualdad o el sobreendeudamiento empresarial

CANAL SUR MEDIA 13 May 2021

El Banco de España ha publicado este jueves su informe anual. Mantiene la previsión de crecimiento para 2021 en el 6% y advierte de la elevada incertidumbre de la economía y que los efectos de la pandemia serán persistentes y no se recobrarán los niveles previos a la covid-19 hasta 2023.

La recuperación dependerá del comportamiento del turismo y de cuánto tiren las familias del ahorro acumulado durante la crisis. Sobre la tasa de paro, el organismo la sitúa para este año en el 17%.

El supervisor advierte de la necesidad de las reformas estructurales como la de las pensiones, y pide una subida de la edad forzosa de la jubilación.

En él pide que se implementen de forma ágil las medidas de apoyo a la solvencia empresarial -que sumaban 11.000 millones, de los que 7.000 millones llegaban en forma de ayudas directas, 3.000 millones para reestructurar deudas y los 1.000 restantes para recapitalizaciones- aprobadas recientemente por el Ejecutivo.

El objetivo es evitar una oleada de quiebras ante los problemas de liquidez que siguen teniendo las compañías más afectadas por la pandemia.

ABARATAR EL DESPIDO A LA MITAD

El Banco de España pide corregir la desigualdad de los trabajadores temporales con un sistema mixto que combine la rebaja a la mitad del coste por despido con el establecimiento de un fondo de capitalización individual nutrido por las empresas, pero implantado con ayuda del Estado y los fondos europeos

No es la primera vez que el Banco de España sugiere la implantación de la denominada "mochila austríaca" -un sistema por el que las empresas van aportando por anticipado los costes de despido en un fondo individual para cada trabajador-  planteada ya en la reforma laboral socialista de 2010, pero en esta ocasión calcula el hipotético coste de implantación, superior a los 9.000 millones de euros, y propone que el Estado financie unos 8.000 millones con cargo, al menos parcial, a los fondos europeos.

LA FALTA DE LIQUIDEZ

El porcentaje de empresas con falta de liquidez creció en casi 13 puntos porcentuales en 2020, lo que se tradujo en unas necesidades de 67.000 millones de euros; más de la mitad no se podían cubrir con los colchones de capital y una parte importante estaba en empresas con riesgo de crédito elevado.

Destaca el papel de los avales del ICO, que permitió que el crédito aumentara y lo hiciera con más intensidad en los sectores más afectados por la pandemia, clave para capear los primeros meses de la crisis y permitir que las empresas, en conjunto, afronten 2021 en una situación más favorable.

Pero recuerda que las necesidades de liquidez de las empresas más afectadas todavía pueden ser relativamente elevadas en 2021 y algunas compañías podrían haber consumido en 2020 una parte de sus colchones de liquidez.

Esta realidad puede hacer a su vez que en el futuro la situación de la banca acabe resintiéndose, ya que hasta ahora, gracias a los avales y las moratorias, los préstamos morosos no han aumentado y podrían repuntar una vez que se agoten estas medidas.

El Banco de España ya advirtió de que a finales de 2020 las entidades españolas tenían un volumen de préstamos de 82.000 millones de euros en "vigilancia especial", esto quiere decir que tienen una mayor probabilidad de convertirse en morosos que el resto de los que están al corriente de pago.

LA DESIGUALDAD AUMENTARÁ TRAS LA PANDEMIA

El Banco de España advierte que los niveles de desigualdad en la sociedad española, que eran ya "elevados" antes de la pandemia, aumentarán previsiblemente como consecuencia de ella, y pide políticas de redistribución de la riqueza, a pesar de las medidas que las autoridades han desplegado para mitigar los efectos adversos de la pandemia sobre las rentas y la liquidez de los hogares.

Dice que la pandemia está mostrando una "especial incidencia negativa" en algunos colectivos de trabajadores particularmente vulnerables, aquellos con contrato temporal, más jóvenes y con rentas más bajas.

La autoridad monetaria aboga por analizar las distintas políticas de transferencias sociales que están en vigor en diversos ámbitos de la Administración Pública, incluidas la sanidad y la educación, así como el funcionamiento del sistema impositivo.

Destaca que la aprobación del ingreso mínimo vital en mayo de 2020 supuso la introducción de un mecanismo de redistribución que podría contribuir "significativamente" a paliar la pobreza extrema en España hasta el 1,5% desde el 5,7% actual, según datos del INE.

Según el Banco de España podría resultar adecuado considerar una posible extensión del IMV a algunos colectivos que, de acuerdo con el diseño inicial de este instrumento, no son elegibles, pero que también se encontrarían en situación de riesgo de pobreza extrema.

Añade que podría considerarse una combinación de estímulos fiscales a los propietarios de los inmuebles, de mejoras regulatorias que incrementen la seguridad jurídica de estos y de un mayor énfasis de las políticas públicas en la provisión de vivienda pública en alquiler.

Por último, pide que se aborden las deficiencias estructurales que presenta el mercado laboral español y que afectan especialmente a los jóvenes y elevar su nivel de formación.

 

 

ES NOTICIA