conmoción en tenerife
conmoción en tenerife

Buscan a la niña pequeña y al padre en el fondo marino

La principal hipótesis que barajan los investigadores es que Tomás Gimeno asesinara a las pequeñas en la vivienda y después las trasladara en las bolsas hasta la embarcación para lanzarlos al mar.

Las dos bolsas halladas coinciden con las que Tomás Gimeno subió a su barco la noche de la desaparición. En una apareció la mayor de las hermanas y la otra estaba vacía.

El reto ahora es encontrar el cinturón de plomo de 8 kilos que había en la embarcación de Gimeno, y que pudo servirle de lastre.

Desde 2013, 39 niños han muerto victimas de la violencia de género contra sus madres.

CANAL SUR MEDIA 11 June 2021

Este viernes prosigue la búsqueda de Anna, la segunda de las niñas desaparecidas con su padre en Tenerife. El hallazgo en el fondo del mar frente a la costa de la isla del cuerpo sin vida de la mayor, Olivia (6 años), ha generado una verdadera conmoción social. La autopsia esclarecerá algunas de las circunstancias. El cadáver estaba en una bolsa atada al ancla a mil metros de profundidad. Ha aparecido otro bolsa vacía.

El "Ángeles Alvariño" ha pasado toda la mañana buscando nuevas pistas. El reto, ahora, es encontrar el cinturón de plomo de 8 kilos que había en la embarcación de Gimeno, y que pudo servirle de lastre. Puede que así logren dar con la pequeña Anna, de 14 meses, y su padre.

Con un minuto de silencio se ha homenajeado a las pequeñas. Un acto emotivo que se ha repetido en varias instituciones canarias. Desde 2013, 39 niños han muerto victimas de la violencia de género contra sus madres. De una violencia extrema, que los expertos llaman violencia vicaria, y con la que se trata de hacer el mayor daño posible a una mujer a través de sus hijos. El caso de las dos niñas de Tenerife, podría englobarse en este supuesto.

INVESTIGACIÓN DE LAGUARDIA CIVIL
La Guardia Civil siempre ha barajado numerosas hipótesis, entre ellas que el padre, Tomás Gimeno, pudiese haber huido con la ayuda de terceras personas o que los cuerpos pudieran haber sido arrojados desde la lancha y estar en el fondo del mar, que es la que finalmente se ha confirmado.

Las dos bolsas halladas coinciden con las que Tomás Gimeno subió a su barco la noche de la desaparición. El padre de las niñas habría utilizado varios lastres para empujar hacia el fondo del mar los cuerpos de sus hijas y puede que también el suyo. Entre otras cosas, el ancla de la embarcación, la botella de oxígeno que fue hallada el martes a mil metros de profundidad y que estaba cargada y un cinturón de plomo de ocho kilos y que tampoco fue localizado en el barco cuando fue localizado a la deriva al día siguiente de la desaparición. Esta teoría explicaría por qué se apagó el móvil de Tomás Gimeno de forma súbita en ese punto en el mar.

El cuerpo de Olivia fue hallado muy cerca del lugar en el que el lunes se encontró la botella de buceo y la funda de edredón, a unas tres millas de la capital tinerfeña. El mismo lugar en el que hizo las últimas llamadas a su ex mujer y madre de las pequeñas, Beatriz Zimmerman. El cadáver de la pequeña fue trasladado ayer al Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife donde será sometido al análisis forense para conocer las causas de su muerte.

La principal hipótesis que barajan los investigadores es que Tomás Gimeno asesinara a las pequeñas en la vivienda y después las trasladara en las bolsas hasta la embarcación para lanzarlos al mar. Los investigadores creen que Tomás Gimeno lanzó al mar a las pequeñas en la primera salida que hizo al mar la noche del 27 de abril, en torno a las 21.30 horas y después de haber subido a su barco bolsas y macutos desde su coche.

Tras haberlas arrojado y con total frialdad regresó a puerto, cogió su coche y se dirigió a una gasolinera para comprar un cargador de móvil y un paquete de tabaco. De regreso al puerto, pidió al vigilante que se lo cargara durante 15 minutos y volvió a embarcar. En el mar y dos horas después de zarpar llamó por última vez a su ex mujer para decirle que no volvería a ver nunca más a las pequeñas y que él se iba a encargar de cuidar muy bien de ellas. Para entonces las pequeñas ya estaban muertas y en el fondo del mar.

ES NOTICIA