DESPIERTA ANDALUCÍA
DESPIERTA ANDALUCÍA

Las fiestas ilegales en villas de lujo proliferan en la Costa del Sol al calor de la pandemia

Las sanciones pueden ser de 100 a 600.000 euros pero en la mayoría de casos solo se consigue identificar a unos pocos

Los participantes suelen pagar como mínimo 100 euros

El arrendatario ignora el finalidad del alquiler la mayoría de las veces

La Policía Nacional asegura que la colaboración de la ciudadanía está siendo clave para desarticular estar fiestas

Las fuerzas de seguridad denuncian falta de medios para hacer frente a esta situación

CANAL SUR MEDIA 4 August 2021

Hablamos esta miércoles en Despierta Andalucía con Mariló Valencia, Policía Nacional de Málaga, y con el periodista de el Sur de Málaga, Juan Cano, a raíz de las últimas operaciones policiales que se han desarrollado en la Costa del Sol. En concreto a partir de la detención de tres personas por el secuestro y la vejación de un camarero que trabajaba para ellos en una fiesta ilegal en una villa de Marbella.

El periodista Juan Cano detalla los pormenores de esta operación que ha puesto sobre la mesa la proliferación de este tipo de eventos ilegales.

Mariló Valencia asegura que este tipo "de fiestas se están convirtiendo en algo normal, se alquilan espacios donde se pueden saltar las normas de la pandemia y donde se pone en riesgo la salud pública. A ellas asisten personas con disponibilidad económica y se utilizan también como tapadera para la venta de droga". Valencia agradece la colaboración ciudadana para poder llegar a estas fiestas, "sin las llamadas de los ciudadanos en la mayoría de casos no hubiéramos dado con ellos".

La agente denuncia la falta de efectivos para atajar este problema y la también que "al estar fuera del estado de alarma estamos muy maniatados para actuar, habría que adecuar la normativa a esta nueva realidad".

PERSONAS CONOCIDAS PARTICIPAN EN ESTAS FIESTAS

Policía y periodista confirman que personas socialmente conocidas participan de estas fiestas ilegales. El precio mínimo por asistir son 100 euros y según relata Cano "la ubicación no se la facilitan hasta el último momento y el arrendatario nunca sabe a qué se dedica".

Este tipo de eventos ilegales han nacido en la pandemia y desde que se ha iniciado el verano, solo en la Costa del Sol, se ha conseguido frustrar una quincena.

ES NOTICIA