Parque Natural de Cazorla
Parque Natural de Cazorla

El viento dificulta el control del incendio forestal de Quesada

Las llamas han arrasado una zona de gran valor ecológico

El incendio está estabilizado desde la noche del jueves

21 bomberos forestales siguen trabajando este domingo en la zona

12 July 2020

Las rachas de viento de hasta 40 kilómetros horas han dificultado durante la noche las labores de extinción del incendio que se declaró hace cuatro días en Quesada, dentro del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, y que ya ha afectado a aproximadamente 150 hectáreas forestales. 

Según han informado fuentes del dispositivo para la prevención y extinción de incendios forestales (Plan Infoca) el incendio se encuentra estabilizado desde el jueves, día 9, pero aún no se ha declarado controlado. 

 

El viento ha sido el protagonista en las últimas horas y, aunque el perímetro ha aguantado, ha imposibilitado relevar en helicóptero a quienes han trabajado durante la noche. 

El dispositivo del Plan Infoca ha asignado este domingo, en tareas de vigilancia, refresco y liquidación, un total de 21 bomberos forestales, y un agente de medio ambiente. 

El incendio, que comenzó el 8 de julio a causa de un rayo y en el que ya han intervenido más de 400 profesionales y 38 medios aéreos, sigue estabilizado y las primeras estimaciones indican que se han quemado una superficie aproximada de 150 hectáreas forestales, con diferentes grados de afección en la vegetación de su interior. 

El incendio comenzó el miércoles sobre las 17:20 horas en el paraje Cerro del Caballo, en cuya ladera este, a apenas 500 metros, se encuentra la Cueva del Agua de Tíscar y al sur la Aldea de Belerda, en un lugar de especial interés paisajístico y medioambiental. 

El alcalde de Quesada, Manuel Vallejo, ha confirmado que el incendio se ha producido a causa de un rayo y que el viento, el calor, el humo y lo abrupto del lugar complicaron el primer día las tareas de extinción. 

Asimismo, el miércoles fue evacuado de forma preventiva un matrimonio de edad avanzada que ya ha regresado a su casa, y un bombero que sufrió durante la madrugada una torcedura cuando se encontraba encima del monte. 

Las llamas han arrasado cuevas, riscos y flora de gran valor ecológico. También ha afectado a la fauna, como jabalíes y ciervos. Justo hace cinco años, el 5 de julio de 2015, un incendio en Quesada, a las puertas del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, quemó alrededor de 10.000 hectáreas, afectando también a los términos de Huesa y Cabra del Santo Cristo.

ES NOTICIA