CORONAVIRUS EN ANDALUCÍA
CORONAVIRUS EN ANDALUCÍA

El abrazo que no pudo esperar

Emotivo reencuentro entre una madre y su hijo

Él ha regresado a Motril junto a otros once estudiantes de Erasmus desde el norte de Italia

7 April 2020

Tras cerca de 24 horas de viaje, el grupo de doce estudiantes pertenecientes a diferentes centros educativos de Motril (Granada) que se encontraban de Erasmus en el norte de Italia han llegado a la localidad granadina. Con cansancio acumulado, han llegado pasadas las 14.30 horas a la estación de autobuses de Motril, donde les esperaban algunos de sus familiares, que los han recibido entre lágrimas y muestras de alegría por tenerlos de nuevo en casa.

Alguno de los estudiantes han resaltado que se sienten muy felices de haber vuelto con sus padres, y que el viaje se ha hecho largo ya que salieron en la tarde de ayer desde Arezzo hasta el aeropuerto de Roma en autobús, y posteriormente en un vuelo que los llevó hasta Madrid. Una vez en suelo español, los estudiantes viajaron hasta Motril en un autobús puesto por el centro educativo IES La Zafra.

Los estudiantes se sentían agradecidos por las muestras de apoyo recibidas en los últimos días de familiares y amigos y de los centros donde estudian, además de la embajada española.

Los estudiantes, la mayoría de ellos del IES La Zafra de Motril, llevaban algo más de un mes confinados en sus domicilios en Arezzo, en la Toscana italiana, a consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno italiano por el coronavirus y el cierre de los aeropuertos. Ante esta situación pidieron ayuda para volver a España a través del Consulado español y mediante un vídeo que distribuyeron por las redes sociales explicando la situación en la que se encontraban.

Según explicó Natalia Alaminos, una de las estudiantes confinadas, la mayoría de los estudiantes llegó a Italia el 16 de enero tras terminar un módulo medio de auxiliar de enfermería y pasar las pruebas para cursar las prácticas en Arezzo, en la zona norte de Italia. Según la estudiante, las prácticas, que en la mayoría de los casos se realizaban en hospitales y ambulancias, se interrumpieron "a mitad de marzo por la presión de nuestros familiares, porque aquí querían que siguiésemos". 

ES NOTICIA