Los Reporteros
Los Reporteros

¿Tarjeta roja a la Superliga o tiempo extra?

La presión de afición y clubes termina en pocos días con ella

¿Qué ha pasado? ¿Está definitivamente muerto el proyecto o el modelo terminará cambiando?

Estas son algunas de las preguntas que se hace Los Reporteros

CANAL SUR MEDIA 25 April 2021

Apenas tres días han bastado para que, esta semana, el sueño de crear una Superliga para equipos de élite se desvanezca. El debate ha traspasado los límites del campo de fútbol y se ha trasladado a la calle y a la política.

Recordándonos que el fútbol es un deporte de masas gracias a un enorme componente de superación personal. Siempre es posible que los equipos modestos se enfrenten a los grandes durante el partido. Esta vez David ha vencido a Goliat. Pero el pulso podría repetirse..

Como el cuento de 'Pedro y el lobo', la Superliga llegó con nocturnidad, dispuesta devorar el fútbol tal y como lo conocieron nuestros padres y abuelos. Pero a diferencia del cuento, las ovejas se comieron al lobo.

Escribió Eduardo Galeano que la historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. El viaje, en el siglo XXI, continúa. Ahora hacia el negocio puro y duro.

Los Reporteros le pregunta a tres abogados andaluces especialistas en derecho deportivo por el encaje legal de la Superliga. Y por la respuesta, las amenazas, la UEFA. Son María Laffitte, Joaquín Gómez Villares y Javier Pérez-Serrabona.

No es la primera revolución que conoce este deporte más que centenario. Las ligas nacionales nacieron por la necesidad de los clubes de jugar más partidos para pagarle a sus jugadores cuando estos se hicieron profesionales.

No fue suficiente. Llegó, entonces, la Copa de Europa que apreció en 1956 contra el criterio de la UEFA, que sólo se montó en el carro cuando comprobó su éxito, y curiosamente con el presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu como referente.

Tampoco fue suficiente. Llegó la Champions en 1993. Pero la voracidad del fútbol necesita todavía más. Es el momento de la Superliga. Los números asustan. El Liverpool, último ganador de la Champions ingresó 82 millones de euros.

La Superliga ofrecía 350 millones de euros a sus socios sólo por participar, además de un reparto inicial de 3.500 millones para mejorar infraestructuras.

Probablemente sus promotores contaban con la frontal y fiera oposición de la FIFA y de la UEFA pero la presión más feroz ha llegado de algunos gobiernos y de los aficionados. También de los protagonistas directos del espectáculo, jugadores y entrenadores.

Pep Guardiola, entrenador del Manchester City  dice que "el deporte no es deporte cuando no existe la relación entre el esfuerzo y el éxito, el esfuerzo y la recompensa. Entonces no es deporte".

Los cuatro clubes andaluces de primera división han mostrado su oposición frontal a la Superliga. Quizá la reflexión más brillante en su simpleza es la de Álvaro Cervera, entrenador del Cádiz.

La defección, una detrás de otra de los clubes implicados ha hecho que la Superliga quede en supernada. La UEFA, después del palo ha sacado la zanahoria. Un nuevo modelo de Champions que hará los ricos más ricos todavía.

A pesar de las amenazas seguirán sentados a la misma mesa. Al fin y al cabo no es nada personal, ni siquiera sentimental. Son simplemente negocios.

En este reportaje participan los abogados especialistas en derecho deportivo María Laffitte, Joaquín Gómez Villares y Javier Pérez-Serrabona y Pep Guardiola, entrenador del Manchester City y Álvaro Cervera, entrenador del Cádiz.

ES NOTICIA