CRISIS EMPRESARIAL
CRISIS EMPRESARIAL

Abengoa pedirá un rescate tras suspender pagos

Los expertos aseguran que este concurso no supondrá la liquidación de la multinacional andaluza

Es la mayor suspensión de pagos de una empresa española desde la crisis económica

CANAL SUR MEDIA 23 February 2021

La matriz de Abengoa, con sede en Sevilla, es la que está en concurso de acreedores por su deuda, mil millones de euros, reconocen desde la empresa. Pero en realidad, su actividad se ha ido vaciando durante los últimos años en favor de la filial Abenwco 1, que es donde están las 308 sociedades del grupo.

La ley no permite que las deudas de la matriz se contagien a las filiales. De ahí que los expertos aseguren que este concurso no es el final de la compañía. Los trabajadores en estos procesos, nos recuerdan, suelen estar más protegidos.

6.000 MILLONES DE DEUDA

En Abengoa trabajan trabajan 14.000 personas en el mundo, de las que 2.550 están en España, la mayoría en Andalucía.

Tras solicitar la suspensión de pagos sus accionistas minoritarios agrupados en AbengoaShares confían ahora en tomar las riendas y pedir un rescate público que salve parte de su inversión, así como los empleos que dependen del grupo.

Con una deuda de unos 6.000 millones, la matriz del grupo está abocada a protagonizar el mayor concurso de acreedores desde Martinsa Fadesa (7.200 millones), por delante de Reyal Urbis (4.600 millones, en 2013).

Concretamente, al cierre de 2019 la firma acumulaba 4.225 millones de deuda corporativa, 1.205 millones pendientes de pagos a proveedores y unos 560 millones en financiación de proyectos. De hecho, no parece preocuparle que el fondo de rescate de SEPI para empresas estratégicas esté diseñado expresamente para tratar de salvar compañías que hayan dejado de ser viables a causa de la pandemia, mientras que Abengoa ya se salvó in extremis del concurso en 2016.

EL GOBIERNO DISPUESTO A APORTAR 500 MILLONES

El último plan de salvación pasaba por la inyección de 550 millones en créditos y abales de Cesce (250) , la banca acreedora (180, con avales del ICO), ICO (50) y la Junta de Andalucía (20). La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha defendido este martes precisamente que el Gobierno estaba dispuesto a aportar en conjunto casi 500 millones.

La ausencia de la aportación andaluza fue la que derivó en la presentación del concurso, aunque el presidente andaluz, Juanma Moreno, ha asegurado este martes que a la "Junta no se le puede imputar ninguna responsabilidad" y ha defendido que esos 20 millones "no hubieran contribuido a poder mejorar la situación" de una empresa con "un descuadre de unos 6.000 millones".

COYUNTURA FAVORABLE

Si la opción de la SEPI falla, otra sería captar una millonaria inyección de algún fondo de inversión. "Doce fondos ya se han dirigido a mí, porque es una empresa que suscita mucho interés", asegura Fernández, "es viable" y se dedica a un sector (energías renovables, desalación de aguas y proyectos de hidrógeno, entre otros) que está boyante.

En ese sentido, la portavoz del Gobierno ha expresado su deseo de que se pueda encontrar un socio inversor que sepa aprovechar el talento y "know-how" de "una de las empresas de ingeniería más importante" del país.

Sin embargo, el presidente de la Confederación Empresarial Sevilla (CES), Miguel Rus, ha señalado este martes que la solicitud de concurso de acreedores es un "duro golpe para el tejido productivo y el empleo" y una "mala noticia para Sevilla y para España", porque es una "empresa tractora de la industria auxiliar y un referente en la internacionalización de las empresas sevillanas".

ES NOTICIA