Manolo Sanlúcar, el legado