Uso de Cookies

ORIGINAL Y COPLA | PROGRAMA 1

Manolo Caracol, el revolucionario de la copla

Hay una voz gitana de hombre que rompe el velo de la noche y pone los vellos de punta hasta a los mármoles del cementerio… Un quejío profundo de duende andaluz que trae las Cuevas de Sacromonte hasta la Alameda de Hércules de Sevilla y es una zambra de boda lo que estremece el alma porque la luna está a punto de besarle a la Niña de Fuego sus lágrimas puras y el novio no es otro que Manolo Caracol… 

Agencias 03/10/2017

El torbellino calé que puso patas arriba los tablaos de los años cuarenta con Lola Flores girando a su alrededor como un satélite enamorado… El patriarca con ojeras que podía sacarle un trino a un piano sólo con mirarlo fijamente y un “ole tu mare” a un retrato en blanco y negro de Tomás Pavón…

Se empieza siendo Manuel Ortega Juárez y ya eres Manolo Caracol siendo todavía un niño cuando tus padrinos son los mismísimos Manuel de Falla y Federico García Lorca en 1922… Un genio, un iluminado, un loco… Presencia, poderío y carácter desde los albores de la Venta de Vargas hasta los alberos de la Maestranza…

Torero en los palos del flamenco, revolucionario en la copla, y cantante hasta el final en las cornadas de la vida, del amor y de la muerte una mala tarde de 1973 en la carretera de Aravaca, Madrid, donde se cruzó por fin con el carcelero que abrió los cerrojos y las puertas hacia la gloria eterna del maestro de maestros: Don Manolo Caracol.