Uso de Cookies

CONSEJOS SALUDABLES

La Báscula lo tiene claro: el ejercicio nos hace más felices

06/11/2018 CANAL SUR MEDIA

Daniel Aarazola acompaña al equipo de La Mami a entrenar y nos explica los efectos físicos que produce el ejercicio en nuestro cuerpo.  El ejercicio hace que se activen una serie de hormonas que tenemos en el organismo produciendo bienestar. Además no sólo es bueno el ejercicio durante la práctica del mismo sino también “a posteriori” ya que el organismo sigue quemando grasa para estabilizarse.

¡Quién no se ha sentido mucho mejor después de hacer ejercicio! Y es que al terminar, aunque aparezca el cansancio, nos invade una profunda sensación de alegría y bienestar. Los beneficios de la actividad física no sólo tienen su repercusión durante la práctica sino también a posteriori ya que el cuerpo segrega una serie de hormonas tales como la adrenalina, las endorfinas, la testosterona y el cortisol, responsables de que nos sintamos llenos de vitalidad.

Pero es más, dicha sensación de bienestar tiene “memoria”. Es decir, nuestra mente la recuerda, la asocia a la actividad física y le otorga un significado o valor positivo. De ahí que queramos repetir y veamos el ejercicio como una fuente de salud.

Cuando realizamos actividad física de cierta intensidad o a un nivel superior al 70 u 80 por ciento nuestro cuerpo sigue gastando calorías aun en reposo. Y es que el consumo calórico aumenta en las horas posteriores a la práctica deportiva. Este consumo energético se debe a que la línea de equilibrio que existe en nuestro cuerpo llamada homeostasis –responsable de preservar estable nuestra condición interna- se desequilibra.

Nuestro cuerpo se centra en reparar las fibras musculares, en rellenar los depósitos de oxígenos consumidos con el ejercicio, y en un sinfín de tareas más con el objetivo de volver a la normalidad y recuperar esa línea de equilibrio interior. Mientras tiene lugar ese proceso de recuperación total, se produce un gasto calórico/energético. De ahí que afirmemos con rotundidad que el ejercicio es beneficioso siempre: mientras lo realizamos e incluso después.


Recuerda que puedes ver más reportajes como estos en La Báscula a la Carta