Uso de Cookies

publicidad
LOS REPORTEROS

Litoral en peligro: ¿nos hundimos?

la costa andaluza, un lugar donde vivir o donde pasar unos días de descanso. Un recurso económico y turístico de primer orden.

Pero también un espacio frágil, vulnerable, donde más se notan ya los efectos del cambio climático.

23 November 2019

Costas de Andalucía. Un lugar donde vivir o donde pasar unos días de descanso. Un recurso económico y turístico de primer orden. Pero también un espacio frágil, vulnerable, donde más se notan ya los efectos del cambio climático.

El último, la tormenta Emma, en marzo de 2018, causó 7 muertos. Y graves daños en las costas de Huelva y Cádiz. El cambio en los patrones de los temporales que nos llegan del Atlántico hace que incluso la cola de algunos huracanes alcance un litoral ya alterado por su propia dinámica. Desde mediados del siglo XX el mar le come metros a la costa.

Más erosión y subida del nivel del mar, la que ya se registra y la que se espera. El último informe científico sobre los efectos del cambio climático arroja unos resultados preocupantes. Amplias zonas de la costa de Huelva y de Cádiz, así como el estuario del Guadalquivir, cooren el riesgo de quedar inundados al menos una vez al año, a partir de mediados de este siglo.

Vulnerables ante nuevos factores. Y también frente a una amenaza que siempre estuvo ahí: la posibilidad de que nos alcance un tsunami.

El último de grandes dimensiones, el que siguió al terremoto de Lisboa, arrasó también la costa de Andalucía Occidental. Medir la actividad sísmica es una de las misiones del Real Observatorio de la Armada de San Fernando, en Cádiz.

Un peligro latente, del que habla el documental La gran ola, rodado entre Andalucía y Portugal. En él se plantea qué podría pasar, ahora, ante un maremoto similar al de 1755, con el mismo origen, en la zona sísmica situada al suroeste del Cabo San Vicente.

Los científicos siguen trabajando con el objetivo, todavía lejano, de poder predecir los terremotos. Mientras tanto, los esfuerzos se centran en los sistemas de aviso.

La UNESCO ha puesto en marcha un protocolo de alerta de tsunamis en Europa, España tiene desde 2015 una directriz básica sobre maremotos, aun pendiente de desarrollo. Y los expertos ponen el acento en la divulgación. En pasar de la cultura del desastre a la cultura de la prevención.

ES NOTICIA