Uso de Cookies

los reporteros

Fútbol femenino: estrellas en la sombra

Las futbolistas compaginan el deporte con los estudios o el trabajo.

Las afortunadas son mileuristas.

Quien quiere dedicarse solo al fútbol, tiene que emigrar.

26 October 2019

El crecimiento del fútbol femenino es ya imparable, ha pasado de inadvertido a llenar estadios y portadas. Clubs de los que no se sabía nada hace cinco años compiten ya en Primera División.

Hace cuatro años no existía ni un patrocinador ni un operador de televisión que pagase por el producto, con la llegada de Iberdrola, crecieron los sponsors y la visibilidad. Ahora sólo falta llegar a un acuerdo con los sindicatos para conseguir el primer convenio del fútbol femenino. La parcialidad y el salario mínimo mantienen distanciados a patronal y futbolistas.

No son Messi ni Ronaldo pero juegan y entrenan con la misma intensidad, dejándose la piel en el campo.

La Liga Nacional Femenina fue creada en 1988 y era amateur. Treinta años después, la competición la disputan 16 equipos en un formato similar al masculino.

En el 2015 empezó el despegue con el apoyo de las instituciones públicas y de la propia liga. Un año más tarde, la llegada de un patrocinador principal, lo precipitó todo: nuevos sponsors, mayor visibilidad y presencia televisiva; y sobretodo, mejora de las condiciones de los clubs y de las jugadoras.

En Andalucia hay tres clubs en primera división , el Sevilla, el Betis y el Sporting de Huelva. De este último han salido jugadoras a toda España, convirtiéndose en la mejor cantera del fútbol femenino español.

El convenio colectivo sigue siendo la gran tarea pendiente del fútbol femenino español. Las futbolistas compaginan el deporte con los estudios o el trabajo. Las afortunadas son mileuristas. Quien quiere dedicarse solo al fútbol emigra a Estados Unidos, Alemania o a los países nórdicos, donde al menos pueden vivir de la profesión mientras dure.

Reina la precariedad, como ha ocurrido en el Córdoba, en este comienzo de la liga Reto iberdrola.Las jugadoras viven una situación insostenible, no reciben sus salarios, no han cobrado la prima de ascenso del año pasado y ni tan siquiera, tienen la nueva equipación del club.

A pesar de los conflictos, el fútbol femenino español se esta posicionando en el mundo, y es ya una realidad imparable.

 Aquí puedes ver el programa completo.

ES NOTICIA