Uso de Cookies

los reporteros
los reporteros

En busca del nuevo El Dorado: la vacuna contra el covid

Conseguir una vacuna eficaz y segura (sin efectos secundarios), no es fácil.

Es casi imposible que la vacuna del COVID esté dentro de un año lista para su distribución.

17 May 2020

Cómo aquel cohete que inició la carrera de la conquista por el espacio en los años 60, la ciencia se ha unido en una nueva carrera mundial por conseguir la vacuna que acabe con la crisis sanitaria más grave del siglo.

El COVID-19 o SARS, llegó como un caballo de Troya hace más de cinco meses, con intención de quedarse. Pero la comunidad internacional se ha puesto de acuerdo para desenmascarar a este enemigo invisible, en una acción conjunta que no se conocía desde la erradicación de la viruela.

Los laboratorios del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, trabajan activamente para desarrollar una vacuna frente al SARS, así como otros ensayos clínicos. Junto al proyecto catalán de IrsiCaixa, forma parte de la investigación española en la carrera por la vacuna. De momento, está en fase de experimentación con animales humanizados.

Conseguir una vacuna eficaz y segura (sin efectos secundarios), no es fácil. Primero se realizan los ensayos preclínicos con animales, luego con grupos de personas muy reducidos para testar la seguridad, y en una tercera fase se analiza ( con grupos más numerosos) su capacidad de protección.

Después tendrá que ser aprobada por la agencia correspondiente, y esto supone una media de varios años. Para que se hagan una idea, la vacuna de las paperas ostenta el récord: Se consiguió en cuatro años. Es casi imposible que la vacuna del COVID esté dentro de un año lista para su distribución.

En estos momentos están en marcha 120 proyectos experimentales, aunque la gran mayoría no han pasado de la fase preclínica. Sólo 6, en China, Estados Unidos y Europa, están desarrollando sus ensayos con humanos.

Uno de estos proyectos es el que lideran la norteamericana Pzifer junto a la alemana BionTech. Desarrollan a contrarreloj una vacuna patra la construcción de la llamada proteína de espigha del Covid-2 en forma de ácido ribonucléico ( el ARN material genético del virus) . Ya han empezado a vacunar a los primeros participantes de su ensayo clínico.

Por lo tanto, estamos hablando de un proceso clínico acelerado, entre 6 y 12 meses, desde que se secuenció el genoma del COVID en enero hasta que este año podamos tener una vacuna si el ensayo clínico tienen éxito, y conseguir que puedan ser sometidas a las autoridades regulatorias y aprobadas.

Estamos asistiendo a un avance sin precedentes en la investigación científica, a una lucha titánica para la que se están recaudando millones de euros, tanto de fondos públicos como privados.

Porque al mismo tiempo que se desarrolla una vacuna, varios cientos de grupos de investigación buscan fármacos y terapias que combatan la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus. Una de las investigaciones está relacionada con anticuerpos que pueden bloquear la infección de estos virus letales en las células.

La nanoctecnología, que desarrolla el laboratorio en el que trabaja la investigadora gaditana Laura Lechuga permitirá a este equipo diseñar un dispositivo para detectar en poco tiempo el coronavirus en un paciente. Es uno de los proyectos financiados por la Unión Europea. España lidera esta investigación que realiza junto a Francia e Italia. 

Aquí puedes ver el programa completo.

ES NOTICIA