Uso de Cookies

los reporteros

El difícil equilibrio entre desarrollo portuario y ecología

El río Guadalquivir necesita aumentar su profundidad para dar entrada a más riqueza, pero sin dañar el ecosistema.

Una sentencia del Tribunal Supremo ha puesto fin al proyecto de dragado del río.

5 October 2019

El río Guadalquivir es fuente de vida, cultura y de riqueza. A lo largo de la historia ha sido modificado por la mano del hombre para domesticarlo y adaptarlo a sus necesidades. Agricultura, industria, grandes infraestructuras y proyectos en ciernes que han transformado el estuario y podrían seguir haciéndolo hasta unos límites que ponen en riesgo el ecosistema.

El equilibrio entre los intereses medioambientales y la generación de riqueza ha sido difícil de lograr durante siglos. Y ahí reside la clave. ¿Cómo conseguirlo?

Un proyecto incorporado al Plan Hidrológico del Guadalquivir, que despertó la reacción contraria de científicos, ecologistas, arroceros y otros sectores. Frente a ellos, quienes defienden la actividad portuaria como motor de desarrollo económico.
El Puerto de Sevilla, genera una actividad en la que se desenvuelven más de 200 empresas que emplean a unos 20.000 trabajadores. El impacto en el PIB de la provincia es de 1.100 millones de euros anuales.
Los planes de desarrollo del Puerto, que ahora ha cambiado de rumbo y de estrategia, han pasado siempre por actuaciones que permitan la llegada de barcos de mayor calado; y eso incluía el dragado de profundización del río.

Una sentencia del Tribunal Supremo ha puesto ahora fin a este proyecto de dragado, casi dos décadas después.

Pincha aquí para ver el programa completo.

ES NOTICIA