Uso de Cookies

los reporteros

Cuando la solidaridad atiende lo que el Estado abandona

Cruzaron el Estrecho cuando aún eran menores.

La ley les protegió y acogió en centros tutelados.

Al cumplir 18 años, de un día para otro, se vieron en la calle.

Una red de familias andaluzas les han abierto la puerta de sus casas.

26 October 2019

Están empezando a conocerse. Mari Carmen es trabajadora social y es consciente de la realidad que viven muchos jóvenes migrantes como Ahmed. Lo acogió en su casa hace apenas dos meses. Hace años que sus hijos se independizaron y ahora Mari Carmen y Juan Antonio han decidido dar este paso.

Así comenzó un periplo que Ahmed nos explica con dificultad porque la primera barrera a superar es el idioma. Juan Antonio, pedagogo jubilado, le ayuda en casa. Tiene que mejorar su nivel para poder incorporase a la Enseñanza Secundaria para Adultos, como hacen ya Omar y Adel..

Desde hace 8 meses es un vecino más de Vejer de la Frontera. Vive  con Omar, otro joven de su edad de origen marroquí, y Pilar, la madre de acogida de ambos. 

Pilar está separada, su única hija estudia en Granada y tenía dos habitaciones libres en casa. No pudo ni quiso mirar para otro lado.

Juan Molina pertenece a la Asociación de Familias Solidarias para el Desarrollo. Desde hace un año gestionan en Chiclana, sin apenas ayuda pública, un piso de acogida para sacar a estos jóvenes de la calle.

Esta asociación junto a una veintena de organizaciones sociales andaluzas han creado  la Red de Acogida Digna con el objeto de buscar alternativas al desamparo de estos jóvenes migrantes. Una de ellas es la acogida familiar.

Puertas que se abre. Redes familiar que protegen y acompañan. 

  Aquí puedes ver el programa completo.

ES NOTICIA