Uso de Cookies

Son de Peñas y La Cava de los Gitanos en el Hotel Triana

11/09/2018

El Hotel Triana es, sin duda, uno de los espacios de la Bienal con más personalidad e historia. Como homenaje al tradicional corral de vecinos, este patio abierto con el cielo por techo y en el corazón de un barrio madre para el arte jondo, ha sido en multitud de ocasiones escenario flamenco, acogiendo numerosos espectáculos. De hecho, ya en 2004 el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el por entonces director de la Bienal, Manuel Copete, leyeron un texto de agradecimiento e hicieron entrega de un azulejo con la inscripción: “un hotel con muchas estrellas”, como reconocimiento a sus vecinos por la colaboración prestada durante tantos años. En esta XX edición de la Bienal, como no podía ser de otra manera, el Hotel Triana volverá a erigirse como punto de encuentro nocturno para los aficionados, albergando cuatro espectáculos, en las veladas desde el miércoles 12 hasta el sábado 15 de septiembre, durante las cuales se traspasará la barrera de la medianoche con homenajes a Lebrija, Cádiz, las peñas flamencas y la “Cava de los Gitanos”.

El miércoles día 12 de septiembre acogerá Hotel Triana el primero de sus espectáculos programados, “Lebrija. Luna nueva”, que contará con un gran elenco formado por artistas como Inés Bacán, Juan Bacán, Curro Vargas, Concha del Lagaña y Miguel Funi Hijo, al cante, Javier Heredia al cante y al baile, Fernanda Funi y Conchita del Lagaña, al baile, y las guitarras de Antonio Moya, Antonio Malena y Malena Chico. Todos rendirán tributo en Triana a Lebrija, secreta y ávida de historia cantaora, una ciudad nos trae compás y forma, luz, nueva y vieja como la vida, donde los ecos a Pinini, Juaniquín o Chache Bastián se mezclarán con sonidos de cuerdas y armonía. Un día después, el jueves 13, aromas de Cádiz llegarán al otro lado del Guadalquivir con los "Flamencos de La Tacita", cuya intención es la de manifestar su manera única y personal de expresar y transmitir. El hecho de juntar a este elenco para una noche de ‘gaditanía’ en la Bienal es una declaración de intenciones, una forma de decir, “esto es Cádiz y esto es lo que somos”, una oportunidad también para dichos artistas de trabajar juntos, unidos en un escenario. Es, en definitiva, una inspiración, una alegría y un deseo tremendo de compartir su arte. Dirigidos por la bailaora Rosario Toledo, se darán cita en el Hotel Triana El Junco, María Moreno, Eduardo Guerrero, Juan José Villar y la propia Toledo, al baile, David Palomar, José Anillo, Ana Salazar, Samara Montáñez y Anabel Ribera, al cante, con las guitarras de Rafael Rodríguez y Óscar Lago y la percusión de Roberto Jaén como acompañamiento, y con Juan Villar como artista invitado.

El viernes 14, la Federación Provincial de Sevilla de Entidades Flamencas, cumpliendo con sus premisas estatuarias y con una vocacional filosofía, quiere mostrar una vez más en la Bienal la pujanza de su flamenco, gracias a unos artistas que son ya, hoy día, más nuevos creadores que promesas, pero también portadores de la herencia de este arte singular, encargados de cuidar las formas clásicas. En “Son de peñas”, Manuel Cástulo, Alicia Gil, Luisa Palicio y Rafael Campallo, cuatro artistas vinculados a las peñas flamencas, harán disfrutar al público del Hotel Triana de una velada en la que se verterá todo un caudal de arte, cante y baile, acompañados por guitarras y palmas. Un espectáculo entretenido y vistoso para el espectador, lleno de flamencura y de buen hacer. La última cita de esta XX Bienal en el Hotel Triana será el sábado 15 con “La Cava de los Gitanos”, un espectáculo que quiere hacerle un homenaje a los cantes, toques y bailes de una época en la que la gente del barrio se reunía en un patio y se ponía a cantar y bailar, sin un motivo especial, por la forma de vivir y de sentir de un pueblo donde los gitanos y los payos vivían en comunidad y por tanto compartían y celebraban juntos. Rescatando letras, toques y bailes de la época, “La Cava de los Gitanos” remitirá a una Triana color sepia, para recordar cómo se cantaba y bailaba en aquellos tiempos de olor a puchero, fragua y río, gracias al baile de Carmen Ledesma, Carmelilla Montoya, Paco Vega y Antonio “El Cordobés”, el cante de Juan José Amador, José Lérida, José Manzano y Guillermo Manzano, y las guitarras de José Acedo y Paco Iglesias, con la dirección de José Lérida, Luis M. Rodríguez y Miguel Ángel Maguesin “Dr. Keli”, y la colaboración especial de Antonio Canales.