Uso de Cookies

LA VOZ DE VIGORRA

Los que gobiernan el mundo no son los mejores

Jesús Vigorra da su particular punto de vista sobre los temas de actualidad en La mañana de Andalucía.

JESUS VIGORRA 26 March 2020

Me temo que los que gobiernan el mundo no son los mejores, ni los más listos ni los más atinados. Basta tener un poco de memoria para recordar todo lo que nos han ido diciendo desde que allá por enero empezamos a oír hablar por primera vez del coronavirus que enmascaraba a los chinos mientras aquí veíamos aquello tan lejano.

Qué confundidos estábamos, que equivocados nos tenían, y que felices nos las teníamos, por no decir qué simples y cuántas tonterías nos contaron y nos creíamos. Era una gripe sin importancia, con una letalidad que no llegaba al 1%, solo temible para los abuelos, y que si patatín, patatán, mientras todo el mundo se ponía de uñas contra la suspensión del Congreso Mundial de Móvil. ¿Qué sabía la OMS de lo que estaba pasando en China? ¿Qué indicios tenía para advertir al mundo? ¿Qué barreras pusieron? Aquí solo se nos hablaba del lavamanos y del espanto a los saludos, mientras nos extrañábamos de que levantaran hospitales con urgencia. ¡Qué nivel!

Por no hablar de los dirigentes de nuestro país, me referiré a Kenneth Rogoff. Ya sé, no les dice nada ese nombre, pero yo les cuento. Rogoff es nada menos que el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) y un reputado profesor en Harvard. Cuando la PBS, cadena pública de Estados Unidos, le preguntó recientemente por el alcance de la pandemia del coronavirus, respondió que era lo más parecido a una invasión alienígena: “No se puede comparar ni siquiera con la gripe española de 1918 porque aquello ocurrió al final de la Primera Guerra Mundial y las cosas ya estaban mal. Aquí nos están invadiendo los aliens. Nos dicen que nos metamos en casa y no salgamos, y en el corto plazo vamos a experimentar una recesión tan brusca como solo se ha visto en la Segunda Guerra Mundial". Cuando los cerebros de Harvard recurren a los extraterrestres para explicar las crisis es que la situación está peor de lo que pensábamos. Son declaraciones para echarse a correr, o para echarse a correr o para meter la cabeza debajo de la manta y quedarse en casa que, en realidad, es lo único que podemos hacer.

ES NOTICIA