Uso de Cookies

LA VOZ DE VIGORRA
<
LA VOZ DE VIGORRA

El escándalo del Gobierno en plena crisis

Jesús Vigorra da su particular punto de vista sobre los temas de actualidad en La mañana de Andalucía.

JESUS VIGORRA 22 May 2020

Lo malo de los que se creen en posesión de la verdad, más inteligentes, más audaces y más resolutivos que los demás, es que cuando tienen que demostrarlo no aciertan ni una. España, como el resto del mundo, está en lucha contra un minúsculo fantasma que en nuestro país se ha llevado al otro barrio 28.000 personas. Más de cuatro millones de trabajadores están en este momento en estado de ERTE, -que es como estar congelado a la espera de que nos reactiven en el microondas-; unos que han cobrado y otros muchos sin cobrar. Se mire para dónde se mire, con la excepción de los negocios que florecen en tiempo de crisis, todos los sectores están contra las cuerdas, cuando no, noqueados sobre la lona: la industria del automóvil, la aeronáutica, el turismo, la hostelería, bares y restaurantes, el comercio grande y el pequeño, el mundo de la cultura y del espectáculo en general, la enseñanza, los juzgados colapsados y los abogados amontonando demandas, los autónomos, los taxistas y todo aquel que no tiene más que dos manos. No dan abasto los comedores sociales y las colas se alargan a las puertas de Cáritas.

Y en medio de una situación de alarma y alarmante, a un tris de hacer un tras, salta un escándalo político en el entorno del gobierno y sus aliados, y la mesa de negociación se rompe en pedazos empezando por levantarse el jefe de los empresarios y los sindicatos avergonzados. El pacto secreto del PSOE y Podemos con Bildu para derogar la reforma laboral a cambio de cinco abstenciones, descubierto a las pocas horas de ser consumado, ha revelado la grieta enorme abierta en el gobierno. Y, para mayor inri, serán ellos los responsables del ajuste prolongado que nos espera en política sanitaria, monetaria y fiscal; de que la economía española no se hunda y el paro no crezca más.

La voz de Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del gobierno y ministra de Economía es la única que se ha elevado sobre este ceremonial de confusión diciendo que "los contribuyentes nos pagan por resolver problemas y no para crearlos". Ha llegado la hora de la verdad, y tal vez de los valientes; ahora sabremos si el presidente del Gobierno puede dormir o no tranquilo con Pablo Iglesias dentro del Consejo de ministros.

ES NOTICIA