Uso de Cookies

ROMPE SU SILENCIO

Garzón dice que investigar el franquismo no atenta contra la estabilidad del país

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dijo hoy tener un buen estado de ánimo y se mostró confiado en que "al final de este duro camino la justicia se impondrá". Tras declararse "no solo tranquilo sino confiado", el magistrado admitió que "son momentos difíciles y delicados pero eso no significa que no tenga confianza en que al final de este duro camino la justicia se impondrá".

La justicia "será ejercida con claro sometimiento al Estado de derecho", añadió Garzón al término de un acto celebrado en la capital francesa en el que fue galardonado con el Premio de la Libertad y la Democracia René Cassin, concedido por la asociación francesa República Joven.

Al ser preguntado sobre la demanda de autorización para ir a trabajar al Tribunal Penal Internacional, Garzón se limitó a decir que "es una cuestión que corresponde decidir al Consejo General del Poder Judicial. Han pedido una serie de informes que no voy a entrar a valorar". "Yo haré lo que corresponda y lo que legalmente esté establecido", puntualizó.

 El magistrado de la Audiencia Nacional, suspendido en sus funciones desde el pasado viernes, insistió en que "es necesario un poder judicial independiente y, por tanto, me tengo que aplicar a mí mismo este argumento aunque no esté de acuerdo con lo que está sucediendo".

Garzón, que fue aplaudido repetidamente durante el acto de entrega del galardón, agradeció las muestras de efusividad en "unas circunstancias especiales y difíciles para mí" pero que, según agregó, le reafirman al mismo tiempo en su idea de luchar "contra la impunidad" y "en favor de las víctimas".

"Soy esclavo de la ley, pero de una ley no solo local sino universal", argumentó, antes de señalar que "el principio de justicia universal (...) no es una opción, es una obligación para todos, en particular, para el poder judicial".

El juez insistió en que "la impunidad es hermana mayor o madre de la corrupción" y, para ilustrarlo, se refirió entre otros al caso que le lanzó a la fama mundial, el procesamiento del ex dictador chileno, Augusto Pinochet.

Criticó también las "marañas de intereses económicos y políticos que se oponen" a clarificar crímenes masivos del pasado.

"No se puede construir la democracia sobre millones de muertos", señaló parafraseando una cita de un escritor, antes de precisar que "la justicia internacional debe tomar la voz y la palabra".