Uso de Cookies

Palacio de la Moncloa

Sánchez y Casado mantienen las distancias

Hora y media de reunión, caras serias y posturas muy alejadas

Sobre la mesa, Cataluña, la renovación del Poder Judicial y economía

Casado ha comparecido tras la reunión y asegura que  "el PP sigue con la mano tendida" si Sánchez rompe con los independentistas.

El Gobierno acusa al líder de la oposición de perjudicar a las instituciones por su actitud "negacionista".

17 February 2020

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, han terminado en La Moncloa su primera reunión desde la investidura, y la octava desde que ambos asumieron sus cargos, que se ha prolongado durante una hora y media.

En el encuentro, que se inició sobre las 12 del mediodía y ha terminado a las 13:30, estaba previsto que ambos abordasen, entre otras cuestiones, el conflicto en Cataluña, la situación económica o la renovación de órganos constitucionales.

Tras esta reunión, Casado ha comparecido ante los medios en la sala de prensa de Moncloa. El líder del PP ha exigido al presidente del Gobierno que "renuncie" a la mesa de diálogo entre el Ejecutivo en la Generalitat, que garantice la inhabilitación del presidente del Govern, Quim Torra y que no modifique el Código Penal para beneficiar a los independentistas.

Casado también ha reclamado este lunes a Sánchez que no se materialice el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado por no cumplir el requisito de "imparcialidad".

El líder del PP ha exigido, por otro lado, a Sánchez que vuelva a reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela y que facilite toda la información disponible sobre el encuentro en Barajas entre el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez. 

Sánchez pretendía con este encuentro acercarse al líder de la oposición para iniciar una nueva etapa de "diálogo social y político". La nueva cita responde a la "mano tendida" mostrada a Casado el pasado miércoles en el Congreso, porque "no sobra nadie, tampoco la oposición".

Por su parte, desde el Gobierno se ha acusado a Pablo Casado de perjudicar a las instituciones por su actitud "negacionista" que le lleva, entre otras cosas, a no querer negociar la renovación de organismos como el Consejo General del Poder Judicial.

Así lo ha apuntado en rueda de prensa la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para quien Casado "no sabe o no quiere saber la tarea de oposición que le toca jugar".

Montero ha lamentado que el líder del PP no asuma las dos victorias electorales del PSOE y pretenda "dictar la política" sin haber ganado los comicios y ha advertido de que con esta posición Casado "no está boicoteando a este Gobierno, sino bloqueando a las instituciones, que se resienten".

Además ha reprochado al dirigente popular que ponga como condición no poner en marcha la mesa de diálogo con la Generalitat sin dar ninguna alternativa y sin proponer nada para Cataluña.

La ministra ha considerado que es "tremendamente irresponsable" que Casado vincule la renovación de los órganos "con todo menos con estos órganos", en alusión a las condiciones que ha puesto el líder del PP para avenirse a negociar, entre ellas la de que el Gobierno renuncie a la mesa de diálogo con el Govern, a nombrar a Dolores Delgado fiscal general o a reformar el Código Penal.

Además, ha señalado que aunque el líder del PP estuviese dispuesto a negociar las cuentas "no engaña a nadie" porque lo que quiere son unos presupuestos con las mismas premisas que los de los últimos siete años aprobados por gobiernos populares.

ES NOTICIA