Uso de Cookies

X
publicidad

Canal Sur


Rajoy activa el artículo 155 ante el "ataque desleal" de la Generalitat

El presidente del Gobierno ha anunciado ante el Pleno del Congreso su decisión de poner en marcha el artículo 155 de la Constitución. También ha negado la posibilidad de una mediación porque no hay mediación entre "la ley democrática y la ilegalidad". El requerimiento da cinco días a Puigdemont para que confirme si ha declarado o no la independencia. También un segundo plazo, hasta el jueves 19, para que rectifique. Si no, se suspenderá la autonomía.

11/10/2017

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha justificado este miércoles ante el pleno del Congreso su decisión de poner en marcha la vía del artículo 155 de la Constitución con la Generalitat de Cataluña por considerar que los dirigentes catalanes han usado "su posición institucional para perpetrar un ataque desleal y muy peligroso" contra la Constitución, la unidad de España, el Estatuto de Cataluña y "lo que es peor, contra la convivencia".

Rajoy ha iniciado su comparecencia ante el pleno confirmando que el requerimiento que ha enviado al presidente catalán, Carles Puigdemont, para que aclare si ha declarado o no la independencia de Cataluña se ha producido "al amparo del artículo 155 de la Constitución". Este artículo, que permite al Gobierno dar instrucciones a las autoridades de una comunidad autónoma para que cumplan sus obligaciones, tiene como paso previo un "requerimiento" al presidente autonómico de que se trate.

Mariano Rajoy ha afirmado que siempre se ha mostrado proclive al diálogo con la Generalitat, ya que se ha reunido con representantes de la Generalitat más que con ningún otro representante de las comunidades autónomas. Pero los gobernantes catalanes pidieron algo que era imposible: el concierto económico para Cataluña, algo que no permite la Constitución ni era viable en un momento de crisis económica.

"Tienen los apoyos para gobernar su comunidad autónoma pero no para liquidar su ciomunidad autonóma y declarar la independencia" ha afirmado sobre Puigdemont y el gobierno de la Generalitat.

Ha negado la posibilidad de una mediación internacional entre "la ilegalidad y la ley democrática" pero sí ha afirmado que hay lugar para el diálogo, incluso para afrontar una reforma constitucional.

Mariano Rajoy ha afirmado que la respuesta del Estado ha sido proporcionada y dentro del Estado de Derecho".

Rajoy ha enumerado las ilegalidades e irregularidades del referéndum del pasado uno de octubre. En primer lugar la anulación del Tribunal Constitucional. También el Consejo de Europa determinó que la consulta no cumplía los estándares internacionales.  Se produjo un uso ilegal de los datos censales. "Se produjeron incluso más votos que habitantes en algunos pueblos e incluso el presidente anunció su victoria antes de contar los votos si alguien pensó en hacer tal cosa"."No existe un sólo país en el mundo que se haya tomado en serio lo que ocurrió", ha añadido Rajoy.

"No hay ningún país democrático que hubiera actuado de otra manera" ha afirmado y luego ha agradecido a jueces, fiscales,  policías y Guardias Cviles su labor, lo que ha arrancado un prolongado aplauso en el hemiciclo.

"Nadie puede sentirse feliz" ha dicho Rajoy sobre las imágenes de las cargas policiales pero ha culpado a quienes se "empecinaron en mantener su desafío a la Constitución. "No busquen otros culpables distintos que los verdaderos culpables".

"Democracia es inseparable del marco de las leyes".  El presidente del gobierno ha dejado claro que "Una democracia en la que no se respetan las leyes y los procedimientos no es una democracia"."Cuando se rompe la ley, la sociedad en su conjunto se resiente y se allana el camino hacia la sinrazón generalizada", ha añadido.

RAjoy ha desgranado también las consecuencias económicas desde el referéndum ilegal del uno de octubre.: "Se han producido muchas más advertencias a viajeros internacionales por los acontecimientos de estos días que por los atentados del pasado mes de agosto". A la salida de decenas de empresas y la caída de reservas turísticas seguirán consecuencias-ha alertado Rajoy- peores si no se abandona la inseguridad jurídica.  

"La independencia no es pacífica, nos es reconocida por Europa y tiene costes". La independencia está muy lejos del cuento de hadas que contaron, ha afirmado Rajoy.