Uso de Cookies

publicidad
LA VOZ DE VIGORRA

Los CDR, a sus anchas, perjudicando al campo andaluz

JESUS VIGORRA 14 November 2019

Después de tres días de cortes en la autopista AP7, la principal vía de salida para el transporte de España por La Junquera, por donde pasan 20.000 camiones al día, los separatistas catalanes volvieron a su casa a planear las próximas acciones que complicarán la vida de los ciudadanos en cualquier lugar. Donde quieran, pues hasta ahora es lo que vienen haciendo allá dónde van, contra sus congéneres o foráneos, sin que nadie se lo impida.

El martes los gendarmes franceses los echaron de la autopista, para vergüenza de la policía catalana que miraba, y cogieron algunos detenidos que pronto estarán en libertad. Horas más tarde, los pacíficos CDR cortaron la misma autopista en Gerona y los accesos a Barcelona. Hoy descansan y dentro de poco volverán a las andadas. Y las cuantiosas pérdidas de agricultores, productores y transportistas, ¿quién las paga? ¿Quién protege su derecho a trabajar y circular con sus camiones y mercancías? ¿Hasta dónde tienen que aguantar el atropello de sus derechos?

Los desmanes de los CDR que vemos en los telediarios suponen para los productores andaluces (la mayoría almerienses) la pérdida de diez millones de euros, porque Andalucía concentra el 30% de toda la producción nacional que supone, a su vez, el 25% de la oferta de frutas y hortalizas de Europa. ¿Qué piensa hacer el gobierno andaluz ante la permisividad del gobierno catalán contra estos ataques? ¿Qué hace el ministro del Interior? ¿Quién paga los platos rotos? La democracia es una autopista muy ancha, pero con límites, que justamente están donde interfieren los derechos de los demás, y por ahora es más amplia para los revoltosos que para los currelas que transitan por ella.

ES NOTICIA