40 años en 40 días
<
40 años en 40 días

La movilización de los andaluces en la calle, clave en la consecución del Referéndum

24 January 2020

Andalucía fue la única autonomía que se ganó en las calles y en las urnas su derecho a ser considerada una comunidad histórica. Y ese logro se llevó por delante la carrera política de grandes personajes de la política andaluza como el ministro de UCD Manuel Clavero Arévalo o el socialista y primer presidente de la Junta preautonómica, Plácido Fernández Viagas. Pero también, y lo que es más grave, le costó la vida al joven malagueño Manuel García Caparrós, cuyo 'delito' para ser tiroteado por la Policía fue intentar poner una bandera andaluza en la sede de la Diputación Provincial de Málaga.

Andalucía y los andaluces se tuvieron que levantar para evitar perder un nuevo tren cuando en el diseño autonómico se decidió reconocer el carácter histórico de Galicia, Cataluña y el País Vasco. Fue el 4 de diciembre de 1977 cuando dos millones de andaluces salieron a la calle y reivindicaron la consideración histórica de Andalucía en el artículo 151 de la Constitución que se aprobaría un año después. Entre ellos estaba Manuel García Caparrós, que fallecía tiroteado y se convertía así en el símbolo de la lucha social por su autonomía.

Eso en la calle. En los despachos, la lucha también era dura y ahí el héroe era Manuel Clavero Arévalo, ministro en el gobierno de UCD que encabezaba Adolfo Suárez. La UCD se mostraba contraria al reconocimiento andaluz, aunque finalmente se consiguió su consentimiento para la designación en Cádiz del socialista Plácido Fernández Viagas como el primer presidente de la preautonomía de Andalucía, quien además consiguió que el 4 de diciembre de 1978 se firmase el Pacto de Antequera con el acuerdo de un total de once partidos políticos. Pero el desgaste fue tal, que Viagas dejó el cargo y fue para Rafael Escuredo quien tenía la difícil misión de lograr que tres cuartas partes de los municipios de cada provincia andaluza se sumase a la vía 151. Escuredo cumplió con este requisito previo para convocar el Referéndum, si bien Adolfo Suárez seguía siendo reticente hasta el punto que provocó la dimisión de Clavero Arévalo quien, aun así logró que el 28 de Febrero de 1980 Andalucía tuviese su Referéndum.

ES NOTICIA