Uso de Cookies

condenado por crímenes de guerra

La historia de Otto Harder: de internacional con Alemania a guardián de Auschwitz

 

30 August 2019

Manuel Ladrón de Guevara


Una historia de 
Manuel Ladrón de Guevara

 

 

Por los campos de la muerte nazis pasaron una gran cantidad de deportistas. Algunos se dejaron allí la vida. Pero también hubo deportistas entre los carceleros. Esta es la historia de uno de ellos. Se llamó Otto Harder, y está considerado como uno de los tres mejores jugadores de la historia del Hamburgo.

Enséñame un héroey te escribiré una tragedia”. En marzo de 1946, una Corte británica dio inicio en Hamburgo al juicio por los de crímenes de guerra cometidos en el campo de concentración de Neuengamme. Allí murieron 56.000 personas, entre las que estaba un campeón de Alemania de boxeo, Johann Trollman, que era gitano. No fue el único deportista que habitó aquel infierno.

Otto Harder, antiguo jugador del Hamburgo, internacional, una celebridad en su época, también pasó allí parte de la guerra. Enfundado en un uniforme de las SS, Harder fue uno de los carceleros del campo. Afiliado temprano del partido nacionalsocialista alemán y miembro de las siniestras SS desde 1933, Otto Harder había sido un delantero veloz y goleador, una de las primeras estrellas de la historia del fútbol alemán. Detenido tras el final de la guerra, fue condenado a quince años de cárcel, de los que cumplió cuatro y medio. En 1974, durante el Mundial de Alemania, su nombre tuvo que ser borrado del memorial que hablaba de las tres grandes figuras del fútbol en Hamburgo, honor que compartía con Uwe Seeler y Josep Posipal. Pudo más la vergüenza que el recuerdo de la gloria pasada. Y es que la historia arropa a las víctimas y guarda con celo su memoria, pero es implacable con los verdugos.

 

 

 

ES NOTICIA