Uso de Cookies

40 AÑOS EN 40 DIAS

Final feliz de un emotivo día de Referéndum

5 February 2020

El 28 de febrero de 1980 cayó en jueves. Aquel día amanecía soleado y los andaluces acudían masivamente a las urnas en un ambiente festivo donde muchos se encontraban con problemas en el censo, donde aparecían personas que estaban muertas y no figuraban muchas que estaban vivas. El sistema electoral no funcionaba como hoy día; no existían los avances tecnológicos de los que ahora disponemos cuando vamos a votar. Las incidencias llegan a afectar incluso al propio presidente de la Junta, Rafael Escuredo, quien no aparecía en los listados del censo y curiosamente sí su hija de solo seis años de edad.

En la noche electoral, los datos se iban apuntando a mano con una tiza en una pizarra instalada en el Casino de la Exposición de Sevilla, un Casino que era una olla a presión de emociones. El ex-presidente del Parlamento Andaluz Antonio Ojeda recuerda que "había una emotividad que temí que pudiera desencadenar algún desorden por lo que recurrimos a poner muy intensamente el himno de Andalucía cuando se desataba esa emotividad".
Fue una noche electoral trepidante, los andaluces se fueron a dormir pensando que se había perdido el Referéndum. De hecho, el porcentaje del ‘Sí’ que se había negociado para entrar en el artículo 151 iba raspando en Jaén por un problema en las papeletas y se había perdido en Almería. Felipe Alcaraz era secretario general del Partido Comunista de Andalucía y recuerda que “la gente iba llorando por la calle pensando que Jaén no había estado a la altura, pero lo que ocurría es que el gobierno restringía la información”.

Empezaban entonces unas durísimas negociaciones políticas. Andalucía había votado mayoritariamente al ‘Sí’, la mitad más uno de los censados en todas y cada una de las provincias andaluzas menos en Almería donde se había rozado el límite. No obstante, la voluntad del pueblo andaluz había sido tan mayoritaria que obligaba a hallar una solución. Al final, la fórmula fue una Ley Orgánica que reconocía el resultado y que le abría a Andalucía las puertas de la autonomía plena. Las negociaciones también pasaron a la historia por sus múltiples versiones e interpretaciones, sobre todo en lo que se respecta al papel que jugaron los andalucistas. Histórico fue el Referéndum, los prolegómenos, la votación, los resultados, las negociaciones, la historia...

ES NOTICIA