Uso de Cookies

ue

La alemana Von der Leyen será la nueva presidenta de la Comisión y Lagarde asumirá las riendas del BCE

Los nombramientos de Lagarde y Michel al frente del BCE y del Consejo Europeo se han decidido por unanimidad

Alemania y Francia se hacen con las dos carteras más codiciadas

02/07/2019


Los líderes europeos han logrado un acuerdo para el reparto de altos cargos de la Unión Europea que sitúa a la conservadora alemana Ursula von der Leyen como nueva presidenta de la Comisión Europea y a la francesa Christine Lagarde al frente del Banco Central Europeo (BCE).

El acuerdo también otorga al ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, la jefatura de la diplomacia europea, mientras que el primer ministro belga, Charles Michel, de la familia liberal, se hará con la presidencia del Consejo Europeo.

Además, los líderes han acordado que el socialdemócrata holandés Frans Timmermans y la liberal danesa Margrethe Vestager ocuparán la vicepresidencia primera y segunda, respectivamente, del futuro Ejecutivo comunitario.

Los nombramientos de Lagarde y Michel al frente del BCE y del Consejo Europeo se han decidido por unanimidad. Alemania ha sido el único país que se ha abstenido en el nombramiento de Von der Leyen como jefa del Ejecutivo comunitario por las reticencias de los socialistas alemanes, socios de Gobierno de Angela Merkel.

Con respecto al Parlamento Europeo, la "intención política" de los jefes de Estado y de Gobierno es que su presidencia la asuma un eurodiputado socialdemócrata durante la primera mitad de la legislatura y después sea sustituido por un conservador, según ha explicado en una rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

En este sentido, Partido Popular Europeo (PPE) ha confirmado que presentará la candidatura del alemán Manfred Weber para presidir el Parlamento Europeo en la votación que tendrá lugar este miércoles. En las últimas horas de las negociaciones de los líderes europeos sonaba el nombre del búlgaro Sergei Stanishev como candidato de los socialistas, aunque Italia también aspira a ocupar este puesto.

VOTACIÓN EN LA EUROCAMARA

Fuentes europarlamentarias consultadas por Europa Press ponen en duda que este acuerdo para la Comisión Europea pueda salir adelante porque la Eurocámara puso como condición que el nuevo Ejecutivo comunitario fuera presidido por uno de los cabezas de lista a las europeas de mayo. De hecho, los socialistas ya han comunicado que el acuerdo es "inaceptable".

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha preferido no especular sobre si la Eurocámara dará finalmente su visto bueno a la nueva jefa del Ejecutivo comunitario propuesta por los líderes europeos, pero ha garantizado que explicará "todo lo que pueda" su candidatura.

En la misma línea, el polaco ha pedido a los primeros ministros que hagan todo lo posible para convencer a sus "colegas" eurodiputados y ha subrayado que el sistema del 'spitzenkandidat' (elegir entre los cabezas de lista a las europeas) no es una "obligación legal".

El Parlamento Europeo someterá a votación el nombramiento de la conservadora alemana como nueva presidenta de la Comisión Europeo en el pleno que tendrá lugar entre el 15 y 17 de julio en Estrasburgo (Francia).

DOS MUJERES AL FRENTE DE LA COMISIÓN Y EL BCE

Los jefes de Estado y de Gobierno han cerrado el reparto de altos cargos después de tres días de negociación que comenzaron el domingo y han finalizado este martes. La principal dificultad de las conversaciones era pactar un paquete que contase con los apoyos suficientes entre las capitales y respetase los equilibrios político, geográfico y de género.

Finalmente, el pacto sitúa a dos mujeres en dos de las carteras con más peso -- la Comisión Europea y el Banco Central Europeo-- saldando así una deuda histórica de la UE con la igualdad de género en los altos cargos de las instituciones comunitarias.

El PPE liderará durante otros cinco años la Comisión Europea y acumulará una vez finalizada la próxima legislatura un total de 20 años a cargo del Ejecutivo comunitario. Los socialdemócratas, que aspiraron a arrebatar la Comisión a los conservadores con Timmermans, se quedan finalmente con la Alta Representación de Asuntos Exteriores y, previsiblemente, con la presidencia de la Eurocámara.

La familia liberal, por su parte, obtiene la presidencia del Consejo Europeo y la vicepresidencia primera del Ejecutivo comunitario a través de Michel y Vestager.

En cuanto al equilibrio geográfico, Alemania y Francia se hacen con las dos carteras más codiciadas (Comisión Europea y el BCE), Borrell representa a los países del Sur como jefe de la diplomacia europea y el Benelux mantiene su posición con Michel al frente del Consejo Europeo.

Los países del Este se quedan sin peso en el reparto de cargos, una situación que Tusk espera que se resuelva con la distribución de los puestos de la futura Comisión Europea y con la presidencia del Parlamento Europeo.

ES NOTICIA