Uso de Cookies

Real Alcázar de Sevilla

El Alcázar de Sevilla en tiempos del Rey Cruel

El semisótano quedará plenamente abierto al público desde el lunes, aunque ya este sábado podrá contemplarse a través de visitas guiadas con el restaurador del espacio, para lo que será necesario inscribirse en la propia web del Alcázar previamente. 

Este semisótano sirvió en su momento como base para la construcción del palacio de Pedro I, afrontando diferentes usos a lo largo de su historia, como zona de servidumbre o de interconexión entre los jardines en el siglo XVI, pasando más tarde a quedar en desuso y servir para almacenamiento.

Al respecto, el arquitecto responsable de la actuación, Francisco Reina, ha manifestado que ahora se recupera el uso intenso que tuvo esta zona en un momento dado a través de una actuación en la que predomina el desarrollo de una "atmósfera integradora", donde "todo parece que siempre estuvo ahí".

De su lado, el arqueólogo Miguel Angel Tabales ha destacado la amplísima cronología que se reflejará en la colección que se expondrá, fruto de más de una treintena de excavaciones y con fondos que van desde la Edad de Bronce hasta la actualidad. En ella, destaca por su "vistosidad" la vajilla del periodo del rey Al-Mutamid y de la época almohade, además de piezas de la colección romana antigua republicana, ya que esta zona de la ciudad era parte del espacio portuario.

Tabales explica que en el semisótano se hicieron trabajos arqueológicos potentes hace dos años, vaciando un metro de escombros, "fruto de años de abandono de ese espacio en la base del palacio mudéjar". Las basuras allí acumuladas permitieron recuperar "inmumerables testimonios de distintas épocas", como las más de mil piezas de los alicatados que podrían reconstruir todos los paños del palacio, tal como señala Ana Durán, arqueóloga del equipo de Tabales.

NUEVA TAQUILLA

Por otra parte, Muñoz ha destacado el visto bueno de la Comisión de Patrimonio para la adecuación de un local del número diez del Patio de Banderas como taquilla del Real Alcázar para "mitigar las colas" de visitantes en el acceso de la Puerta del León, donde "coinciden quienes compran la entrada en el momento y quienes ya la han adquirido por Internet".

A preguntas de los periodistas, Muñoz ha explicado que próximamente será licitada esta actuación que permitirá "discriminar a la gente que ya va con su entrada y la que no". "Con este proyecto se da un paso importante para resolver este problema", sentencia.

El espacio que se adecuará, de 17,5 metros cuadrados, está cercano a la salida del conjunto por el Apeadero y medianero con el patio del Yeso y el cuarto del Maestre. La intervención pretende adaptar el local, de reducidas dimensiones y que era usado de garaje, para que cuente con una zona para las visitas, un mostrador y una zona para los trabajadores.

ES NOTICIA