Uso de Cookies

LIGA ACB

El Unicaja se hunde en Valencia

Derrota por 39 puntos ante el Valencia Basket, un equipo, teóricamente, de un nivel similar al de Unicaja

El 96-57 final es la quinta peor derrota de la historia del club, que no caía por una diferencia así, 39 puntos, desde hace 32 años

Lo peor es que estar en el playoff se pone en riesgo

25/04/2019

El Unicaja fue arrollado por un gran Valencia Basket en un encuentro que era un duelo directo por la cuarta plaza pero que fue un paseo para los locales que se llevaron el triunfo.

El Valencia se hizo con el mando desde el principio con Joan Sastre dinamizando su ataque y poniendo un alto nivel defensivo. La rotación bajó algo ese listón pero la puntería de Will Thomas desde la línea de 6'75 impidió que el Unicaja viera reflejada en el marcador su pequeña mejoría, que llegó básicamente con algún triple.

Pero todas las pelotas divididas caían en mano de los locales, síntoma de que su intensidad era mucho mayor que la del conjunto malagueño para desesperación de su técnico Luis Casimiro. Diot y Van Rossom alimentaron a Mike Tobey para llevar la ventaja local por encima de los diez puntos.

Viendo rota esa barrera, el Unicaja se vino bajo y Matt Thomas por fuera y Bojan Dubljevic por dentro la duplicaron en cuestión de pocos minutos.

Casimiro echó mano de Jaime Fernández y de Roberts para tratar de rescatar a su equipo y ya a falta de un minuto y al no ver resultados del joven Stilma y de Okouo, en lo que pareció un castigo por una pésima primera parte que acabó con un nuevo triple de Will Thomas, el cuarto en otros tantos intentos (48-27, m.20).

El paso por los vestuarios cambió la actitud defensiva del Unicaja y Jaime Fernández intentó asumir la responsabilidad ofensiva lo que mejoró la mala frecuencia anotadora malagueña pero los puntos de San Emeterio mantuvieron la renta sin cambios pese a que el Valencia salió menos intenso en defensa (62-41, m.27).

Viendo que su esfuerzo no tenía premio, el Unicaja volvió a caer y la puntería de Matt Thomas y la fuerza de Dubljevic llevó la renta más allá de los treinta puntos ante un rival absolutamente perdido, sin ideas y sin ninguna confianza en el tiro (77-43, m. 33). Sólo la lesión en el dedo de Alberto Abalde, empañó algo la plácida victoria local.

La presencia de Vives mantuvo la chispa del Valencia y la ventaja pasó de los cuarenta puntos, lo que permitió seguir la fiesta en una Fonteta que hacía rato que había dado por hecho que además del triunfo había recuperado el -13 del 'basket average' y que su equipo tiene muy encarrilado ser cuarto, con un colchón de dos triunfos sobre sus perseguidores.

Reacciones del técnico del Unicaja después del partido

ES NOTICIA