Uso de Cookies

HISTORIAS DEL TOUR

Un deportes de brutos, golfos y maleantes

Manue Ladrón de Guevara 21 July 2019

En sus primeros años el Tour estuvo lleno de trampas y tramposos. En su segunda edición, en 1904, la organización descalificó a los tres primeros clasificados. Los ciclistas cometieron todo tipo de tropelías, y en plena carrera se vivieron batallas campales entre fanáticos de uno u otro corredor. La victoria ese año fue para el cuarto clasificado, que se enteró cuatro meses después de finalizada la carrera. 

Su nombre era Henri Cornet, aunque en realidad no se llamaba sí. Se inscribió con ese nombre para evitar que su familia se enterara que se dedicaba al ciclismo, un deporte de brutos, golfos y desesperados.

Algunas ciudades declararon indeseable al Tour, por los disturbios que provocaba a su paso. Hasta 1907 no hubo participación extranjera. El primer español que lo corrió -con permiso del afrancesado Joseph Habierre, fue VICENTE BLASCO, que en 1910 se fue desde Bilbao hasta París en su biclicleta para participar en la prueba. Blasco, como el dios griego Hefesto, era cojo de los dos pies.

Ni siendo de Bilbao pudo soportar tamaño esfuerzo y se retiró en la primera etapa.

NOTICIAS RELACIONADAS

ES NOTICIA