Uso de Cookies

JJOO PyeongChang

Queralt Casteller acaba séptima y logra su primer diploma olímpico en "halfpipe" de snowboard

La 'rider' española Queralt Castellet no pudo pelear por las  medallas en la final de la modalidad de 'halfpipe' del snowboard de  los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang y se tuvo que  conformar con su primer diploma olímpico al terminar en una séptima  plaza de una final donde no logró alcanzar su mejor nivel.

13/02/2018

En sus cuartos Juegos, la de Sabadell lo fió casi todo a su  tercera ronda para intentar asaltar el bronce, prácticamente el único  premio que habían dejado las dos favoritas, la estadounidense Chloe  Kim y la china Liu Jiayu, que ofrecieron un gran nivel desde el  inicio de la prueba, disputada en mejores condiciones que la  calificación debido a la ausencia del viento. 

La catalana llegaba a esta cita en un buen momento de forma tras  haber subido al podio en sus dos últimas pruebas de la Copa del  Mundo, sobre todo con el primer lugar en Snowmass (Estados Unidos)  que le hacía ser optimista. Sin embargo, una caída en su tercera  ronda, donde estaba arriesgando en busca de una puntuación que le  permitiese soñar con el tercer lugar, terminó con sus opciones,  aunque logró su mejor clasificación en su tercera final olímpica de  su carrera. 

Al contrario que en la calificación, Castellet optó en principio  por firmar una primera manga para asegurar. Firmó 59.75 puntos, pero  ya rezagada respecto al podio, que cerraba la veterana estadounidense  Kelly Clark con 76.25. Sólo Jiayu (85.50) y una espectacular Kim  (93.75) eran  capaces de superar los 80 puntos y dar un buen paso  hacia las medallas. 

La 'rider' española mejoró en su segunda manga, pero sus 67.75  puntos no le sirvieron para mejorar en demasía y el sueño de las  medallas quedaba muy lejos, con una Kelly Clark que también mejoraba  sin cometer fallos (81.75) y complicaba de sobremanera las cosas. 

Quedaba la tercera y definitiva manga. Otra estadounidense,  Arielle Gold, terminaba por poner muy caro el bronce y con 85.75 se  lo arrebataba a Clark (83.50). Castellet necesitaba su mejor versión,  la misma con la que justamente hacía un mes había ganado en la Copa  del Mundo superando los 90 puntos. Tiró de sus mejores trucos, pero  en su riesgo no pudo evitar irse al suelo y perder todas sus  opciones, conformándose con el diploma olímpico. 

En el podio no hubo sorpresas. Nadie fue capaz de superar a Gold,  de 21 años y campeona del mundo en 2013, en la tercera plaza,  mientras que Jiayu se quedó con la plata, su primera presea olímpica.  El oro ya estaba decidido para la jovencísima Chloe, de 17 años y  campeona hace dos años en los Juegos de la Juventud, pero esta no se  relajó y brindó una espectacular tercera manga para coronarse con  unos deslumbrantes 98.25 puntos. 

"Bastante cabreada"

Queralt Castellet, subcampeona del mundo en Kreischberg (Austria) hace tres años, que este martes acabó séptima la prueba olímpica de los Juegos de invierno de PyeongChang, declaró a EFE en la zona mixta del Phoenix Park que esta "bastante cabreada, por no poder 'planchar' la ronda que tenía preparada". 

"Es lo que hay. Hay que seguir trabajando", explicó, tras la prueba que ganó este martes la estadounidense Chloe Kim -la gran favorita con sólo 17 años- Castellet, nacida hace 28 en Sabadell (Barcelona) y que disputó en Corea del Sur sus cuartos Juegos Olímpicos. 

"Saqué los trucos fuertes en la tercera, tenía la ronda, pero no surgió", respondió a Efe Queralt, que no descarta afrontar un quinto ciclo olímpico. "Hay que seguir trabajando", recalcó la catalana que insistió que no todo lo que tenía en mente era la medalla, a la que apuntaba tras ganar en enero la Copa del Mundo de Snowmass (EEUU) y acabar tercera en la de Laax (Suiza). 

"Yo a lo que venía era a planchar la ronda con la que me he caído. Lo que eso conlleve, sólo influye si tú misma te lo crees, pero no es un objetivo sano cuando estás en un deporte de jueces y en el que influyen tantos aspectos...", contestó a Efe Queralt este martes en la zona mixta de Phoenix Park. 

"Mi objetivo era planchar la ronda y ahí seguir trabajando con el puesto que fuese. El objetivo era planchar esa ronda después de haber planchado la segunda, pero sufrí una caída haciendo el 'backside 9' en la ronda de entrenamientos y no quise hacer el mismo truco directamente, así que salí con otro", explicó. 

"En la segunda mejoré un poco y en la tercera me armé de valor para sacar el 'backside 9', que me salió de nuevo bien. Y no sé por qué me daba tanto miedo sacarlo en las dos primeras rondas, pero es un truco de confianza, porque es totalmente a ciegas", añadió Castellet. 

"Es saber que está saliendo bien y dónde estás en el aire, pero tienes cero visión durante todo el truco. Pero al sacarlo en tercera ronda me salió bien y pensé que ya lo tenía. Pero he llegado con demasiada velocidad y fue imposible aterrizar bien", comentó la barcelonesa, que valoró la exhibición con la que ganó la prueba la estadounidense Chloe Kim. 

"Kim es una 'rider' increíble. Siempre es un placer competir contra ella", indicó a Efe Queralt. "Sé que se puede vencer, porque lo he hecho antes, y de lo único que dependía era de mí misma y de hacer mi ronda limpia, grande, y correctamente", precisó la campeona catalana, que ahora competirá en Estados Unidos. 

"Sí que me planteo otro ciclo olímpico, estos Juegos han sido como los primeros, ha sido todo nuevo. Ninguna referencia o experiencia que había podido sacar de las últimas, todo es tan diferente que no tiene nada que ver", comentó. 

"Yo me he sentido bien, sí que he tenido nervios pero he sabido controlarlos y creo que para mí es el comienzo de mucho. Al comenzar a entrenar con (el australiano) Benjamin (Bright) todo cambió". 

"Tomamos un rumbo diferente de entrenamientos, de referencias, de previsualización, de entender la montaña, el 'pipe', la nieve, la tabla, el snow, todo diferente, de una manera mucho más global que yo no conocía", explicó Queralt tras capturar Diploma olímpico en Corea del Sur. 

"Y aunque todo mi conocimiento me ha servido mucho, no hubiese podido ser de otro modo que no fuese el tomar un camino fresco, diferente, nuevo. Lo único que da rabia es que los Juegos son cada cuatro años", manifestó la barcelonesa este martes en Corea del Sur.