Uso de Cookies

solo en partidos de la selección

Las mujeres ya pueden ir al fútbol en Irán... o casi

Manuel Ladrón de Guevara 10 October 2019

Para las aficionadas iraníes al fútbol la primavera árabe ha llegado en otoño. Y es apenas un brote. Una de las primeras medidas que tomaron los Ayatolás tras el triunfo de la revolución islámica en 1979, fue vetar la presencia de mujeres en los estadios. La excusa: el comportamiento violento y el lenguaje soez de los aficionados. Desde entonces las mujeres solo han entrado en los partidos de fútbol en contadas ocasiones, siempre por invitación y bajo un estricto control. Han utilizado todo tipo de tretas para entrar en el fútbol, como disfrazarse de hombre. Hace unos meses conocimos las dramática historia de Sahar Khodayari, una joven aficionada que se prendió fuego ante el temor de ser detenida por haberse colado en un partido de su equipo.

Irán se ha convertido en el último reducto de la intolerancia contra las mujeres. Por detrás incluso de Arabia Saudí, que desde hace meses les permite acceder a los recintos deportivos. 4.000 aficionadas pudieron asistir este jueves al estadio AZADI, con capacidad para 78.000 espectadores, al partido que disputaron las selecciones de Irán y Camboya Las afortunadas que han conseguido una entrada ocuparon cuatro sectores segregados de las gradas, vigiladas por 150 mujeres policía. Pero el permiso es provisional y solo para partidos de la selección. El próximo fin de semana, en las gradas solo habrá hombres. Pero la puerta ya se ha abierto. A ver quién es capaz de volver a cerrarla

ES NOTICIA