Uso de Cookies

RALLY DAKAR

Al Attiyah y Price ganan otra vez el Dakar

Al-Attiyah hizo un rally redondo en el que lideró la carrera de principio a fin, a excepción del segundo día

Quintanilla no pudo recuperar el minuto que le separaba de Price antes de esta jornada, en la que sufrió una caida

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) se proclamó este jueves campeón del Dakar en coches por tercera vez en su carrera, por delante del español Joan 'Nani' Roma (Mini) y del francés Sébastien Loeb, segundo y tercero, respectivamente.

Al-Attiyah dio así el primer Dakar a la marca japonesa Toyota, que compite en el rally desde hace ocho años, un triunfo que el árabe aseguró en la última y décima etapa, cuyo ganador fue el español Carlos Sainz (Mini), quien firmó su primera victoria parcial en esta edición del rally tras haber atravesado muchos problemas en carrera.

Al-Attiyah hizo un rally redondo en el que lideró la carrera de principio a fin, a excepción del segundo día, y en el que completó los más de 5.000 kilómetros de recorrido de este Dakar sin ningún percance serio, al contrario que sus rivales, que fueron eliminándose por el camino.

El piloto catarí supo aprovechar las carencias del buggy de Mini, que llegaba como favorito a este Dakar con un potente equipo formado por Sainz y por los pilotos franceses Stéphane Peterhansel, trece veces ganador del Dakar (seis en moto y siete en coches), y Cyril Despres, cinco veces campeón del rally en motos.

Sin embargo, el Mini de dos ruedas motrices presentó problemas de fiabilidad, especialmente con el sistema automático de inflado y desinflado de sus neumáticos, lo que hizo que el español y los dos franceses tuvieran muchos problemas para lidiar con las dunas y la arena del desierto peruano.

Por su parte, el australiano Toby Price (KTM) ganó su segundo rally Dakar en motos al quedar por delante del austríaco Matthias Walkner (KTM) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), con el que mantuvo un duelo por la victoria final hasta la última etapa.

Price volvió a imponerse en el rally más duro del mundo, como ya hizo en 2016, a pesar de que llegó a la carrera con mucho dolor en la muñeca derecha, a causa de una lesión que se produjo un mes antes de comenzar el Dakar que le obligó a pasar por el quirófano.

Quintanilla no pudo recuperar el minuto de diferencia que le separaba de Price antes de esta última etapa, en la que sufrió una caída al emplearse a fondo para intentar adelantar al australiano, lo que terminó por relegarle a la tercera posición, a más de 20 minutos del campeón. 

ES NOTICIA