Uso de Cookies

CRISIS SANITARIA

El Congreso amplía el estado de alarma hasta el 11 de abril

El presidente pide unidad y lealtad frente a las críticas de la oposición.

Al hemiciclo, para evitar contagios, sólo han acudido poco más de 40 diputados y algo menos de una decena de ministros

El líder del PP, Pablo Casado, ha subrayado su respaldo a la prórroga, pero también ha cuesitonado la gestión del Ejecutivo

No ha habido ni un voto de rechazo y sólo se han abstenido las formaciones independentistas

26 March 2020

El Congreso de los Diputados ha autorizado, entrada la madrugada de este jueves, la prórroga del estado de alarma que ha defendido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como una dura medida para la sociedad, pero "indispensable" frente al coronavirus, por lo que ha pedido unidad y lealtad políticas.

El respaldo del Congreso ha sido abrumador a través del excepcional recurso al voto telemático, ya que al hemiciclo, para evitar contagios, sólo han acudido poco más de 40 diputados y algo menos de una decena de ministros, liderados por Sánchez.

No ha habido ni un voto de rechazo y sólo se han abstenido las formaciones independentistas y soberanistas de ERC, JxCat, EH Bildu, la CUP y el BNG.

Fueron computados 321 votos a favor, 28 abstenciones y ningún voto en contra.

Para los partidos soberanistas, las críticas son las mismas: el confinamiento de los ciudadanos como gran medida de contención de contagios por COVID-19 debe ser más exigente, y además, ha de detenerse la producción en todos los sectores menos los que sean esenciales en la actual coyuntura.

El apoyo ha provenido de siglas de izquierda, como Unidas Podemos o Más País, pero también de las de derecha, casos del PP, Vox y Cs. Sin embargo, ello no ha evitado reproches y advertencias.

Salvo la formación de Pablo Iglesias y el PSOE, todos los grupos presentes en un Congreso nuevamente semivacío por las obligatorias medidas de seguridad establecidas por la propia Cámara han cuestionado aspectos de la gestión de Sánchez.

Y el presidente, pese a todo, ha hecho hincapié en la relevancia de que ante la siguiente fase que se abrirá con la prórroga del estado de alarma la unidad y la lealtad sean las prioridades.

Ha destacado que dicha prórroga resulta la "única opción eficaz" para frenar la propagación del coronavirus, que este miércoles arrojó datos desalentadores: más de 47.600 contagios y más de 3.400 fallecimientos, lo que sitúa a España con un número de muertes más alto que el que ha reportado China hasta la fecha.

La inmensa mayoría de ciudadanos, por tanto, estarán confinados en sus casas, de momento, desde el 14 de marzo al 11 de abril, casi un mes. Es "indispensable" la medida, ha afirmado Sánchez.

Con la ampliación del estado de alarma, que será en las mismas condiciones que el vigente, el país intenta ganar tiempo y facilitar que el sistema nacional de salud resista a pesar de la saturación y tensión a las que se está sometido.

En opinión de Pedro Sánchez, el tiempo, si se consigue, se convertirá en un factor clave para, primero, aplanar la curva de contagios y luego bajarla. Y hay, a su juicio, "otro bien igual de precioso" en este momento: la unidad y la lealtad.

Fruto precisamente de la lealtad, el presidente ha avanzado una nueva iniciativa que pretende trazar un canal de información y coordinación entre el Gobierno y el Congreso.

La Comisión de Sanidad se convertirá mientras dure la pandemia en una suerte de comisión de seguimiento de su evolución y el ministro del ramo, Salvador Illa, comparecerá ante ella una vez a la semana. Recibirá, además, los datos del Comité Técnico y los que a diario maneja el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

En reciprocidad, el Gobierno atenderá las propuestas que le transmitan los grupos.

Sánchez ha dejado claro, en referencia a las reclamaciones de muchos partidos para endurecer el confinamiento, que lo que busca el Gobierno es el equilibrio entre las severas medidas actuales de contención y la posibilidad de que, terminadas estas, el país retome rápido el dinamismo económico.

El líder del PP, Pablo Casado, ha subrayado su respaldo a la prórroga, pero también el cuestionamiento de la gestión del Ejecutivo, que cree afrontó tarde la crisis del virus -alusión a la semana del 8M-, y por este motivo, le ha acusado de "negligencia grave". Tampoco cree que haya medidas efectivas, más bien "soflamas", y así, le ha pedido que abandone los "mítines".

Casado ha propuesto que cuando cese la pandemia se celebre un funeral de Estado y se haga un monumento en recuerdo de las víctimas en el centro de Madrid.

Vox también apoyará la prórroga, tal y como ha avanzado su presidente, Santiago Abascal, lo que no obvió que lo hiciera entre críticas a la gestión de la emergencia y entre peticiones de ceses. Así ha exigido a Sánchez que cese a su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y al director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, a quien reprueba demora en la prevención.

Cs ha estado presente en el hemiciclo a pesar de las protestas que lleva repitiendo toda la semana para que el pleno se haga telemático y se eviten así riesgos de contagios. La líder de la formación, Inés Arrimadas, no ha asistido debido a su embarazo.

En su lugar, la diputada María Muñoz, con las manos protegidas por guantes, ha ratificado el voto a favor de Ciudadanos, pero con condiciones, siendo la más importante la entrega de material sanitario a los profesionales.

Básicamente dos han sido los ejes de las desavenencias con el Gobierno: que el confinamiento tiene que ser más duro, por lo que han apostado las formaciones independentistas y la mayoría de los partidos minoritarios, y una actuación inicial tardía.

La expansión del coronavirus es ahora la que es por esa gestión inicial de la crisis, han argumentado sobre todo PP y Vox.

El presidente ha negado que así sea, aunque ha admitido que efectivamente no se ha podido frenar -tampoco en otros países-, y ha señalado que frente a las promesas de la oposición de investigar la gestión y exigir responsabilidades, él se defenderá, pero no ahora. Ha vuelto a apelar a la unidad porque "el enemigo" es común: el virus.

Igualmente ha reclamado la solidaridad de todo el país con Madrid.

La sesión se ha visto lógicamente muy condicionado por la situación que vive en país. A cada intervención, una trabajadores del Congreso de los Diputados desinfectaba la tribuna para evitar posibles contagios por coronavirus. En la sesión extraordinaria los 300 diputados han ejercido el voto de manera telemática.

DEROGADO EL DESPIDO POR BAJAS MÉDICAS ACUMULADAS

La primera en intervenir ha sido la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien ha defendido la aprobación del Real Decreto de modificación del Estatuto de los Trabajadores que prevé la derogación del 52.d, que permite el despido objetivo por bajas médicas. Díaz ha defendido que está derogación implica "restituir" un derecho que había sido eliminado en la reforma laboral del año 2012. La ministra ha dicho que "si hay unos pocos que abusan del absentismo laboral, actuemos contra los que abusan, no contra el conjunto".

A continuación ha subido a la tribuna la representante de Vox, Reyes Romero, quien ha acusado a la ministra de mentir por no derogar la reforma laboral del PP. Romero ha asegurado que el gobierom ha encontrado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores una "excusa perfecta" para “seguir engañando a los españoles". Ha criticado que los redactores de la modificación del Estatuto de los Trabajadores "son ajenas al mundo de la empresa" y desconocen lo que "implica el absentismo laboral". Vox ha anunciado el voto contrario de su grupo parlamentario.

En su intrevención el diputado de Foro Asturias Isidro Martínez Oblanca ha considerado la modificación como una "maniobra de cara a la galería" y ha anunciado también su oposición a la reforma del Estatuto de los Trabajadores.

La portavoz de la CUP Mireia Vehí ha mostrado su apoyo a la reforma del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores. Desde el PNV el diputado

Mikel Legarda, PNV, ha anunciado el voto favorable de su grupo parlamentario al Real Decreto de modificación del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores, así como su tramitación como proyecto de ley.

La diputada de Cs, María Muñoz, ha comunicado el voto favorable de su grupo parlamentario a la modificación del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores. "Solicitaremos también su tramitación como proyecto de ley para poderlo debatir", ha sentenciado Muñoz. La diputada de Ciudadanos ha empezado su intervención desde la tribuna con un recuerdo para los fallecidos y contagiados por el coronavirus. "Se me hace muy difícil ceñirme a la orden del día", ha expresado Muñoz.

En su turno de palabra el diputado Joan Baldoví, de Compromís, que ha empezado su intervención criticando las palabras de la portavoz de Vox. "Es clarificador", ha expresado Baldoví en relación a la posición contraria de Vox a la modificación del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores. Baldoví ha anunciado el voto a favor de Compromís al decreto que deroga el despido procedente por faltas de asistencia.

Gabriel Rufián, ERC, ha empezado su intervención asegurando que despedir a una persona enferma es "un atentado al reconocido derecho al trabajo y la salud". Gabriel Rufián (ERC), en relación a la reforma laboral de 2012 ha dicho que "les instamos a que aborden su derogación total, especialmente, teniendo en cuenta la futura crisis económica hija de la actual crisis sanitaria".

El diputado Enrique Santiagao de Unidas Podermos considera la derogación del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores un "acto de justicia" para los trabajadores que están actuando durante la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Para el portavoz de Unidas Podemos las críticas de otras administraciones a la gestión del Gobierno de la crisis del coronavirus ha dicho que "Exige una previsión al mando único que ellos no han tenido".

Por parte del PP ha intervenido Diego Movellán que ha pedido al Gobierno que "sea riguroso" ante la crisis del coronavirus y ha asegurado que el artículo 52.d forma parte del Estatuto de los Trabajadores desde 1980. Diego Movellán ( PP), sobre la situación económica y sanitaria: "El escenario es mucho más grave la falta de previsión del Gobierno".

Omar Anguita del PSOE ha afiramdo que estamos viviendo una situación sanitaria "sin precedentes" por el coronavirus. Sobre la modificación del Estatuto de los Trabajadores el socialistas ha dicho que "es urgente restituir los derechos de la clase trabajadora".

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, sube al estrado del Congreso para defender el decreto-ley por el que se adoptan medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación.

ES NOTICIA