Uso de Cookies

30 años de la caída del muro

Los restos del muro de Berlín que conserva Sevilla

9 November 2019

Treinta años después de la caída del muro de Berlín no es necesario viajar hasta la capital alemana para recordar este momento histórico: Madrid, Sevilla, Redondela (Pontevedra) y Zuasti (Navarra) conservan fragmentos de este muro de la vergüenza que dividió durante casi tres décadas la capital de Alemania.

Cuando acabó la Expo’92, algunos países donaron algunas piezas de la exposición y Alemania decidió entregar una pieza del muro a Cartuja 93, que es la que hoy podemos contemplar en Isla Mágica.

Las otras cuatro piezas que componían el fragmento se destinaron a Utrera, concretamente al Parque de la Libertad, aunque hay algunas teorías que sostienen que las únicas piezas que formaban parte del Muro de Berlín son las que se encuentran hoy en Isla Mágica.

"Corrí y dicté solo una frase: 'Ha caído el Muro de Berlín'"
"Es increíble que los compañeros no se lo quisieran creer y que solo dos personas fuésemos corriendo a telefonear. Llamé a Roma y dicté la frase: 'Ha caído el muro de Berlín'". El periodista italiano Riccardo Ehrman, que trabajaba para la agencia Ansa, cuenta como se produjo la noticia que cambió la historia de Alemania, de Europa y de todo el mundo.

"Solo dos personas fuimos corriendo a telefonear. Uno era yo y el otro era un compañero alemán, el jefe de prensa de la delegación permanente de Alemania Occidental en Berlín Este", rememora Ehrman.

"¿Crees que puede ser verdad?, le pregunté. Y me respondió: sin duda. El llamó al canciller alemán, Helmuth Kohl, que en ese momento se encontraba en Varsovia. Kohl interrumpió la visita y volvió con su avión a Bonn, donde entonces estaba la capital. Yo llamé a Roma y dicté: 'Ha caído el muro de Berlín". Luego mas tarde expliqué que el portavoz del Politburó, Gunter Schabowski, había hecho un anuncio que equivalía a la caída del Muro de Berlín".

"Durante años, a mí, a un periodista italiano, me han dado una etiqueta muy divertida, la de ser el hombre que hizo caer el Muro de Berlín. Nada de eso: el muro cayó porque, imagino, lo decidió Mijail Gorbachov y figuras mucho más altas que yo".

Riccardo Ehrman, periodista italiano afincado en España desde 1992, recuerda cómo se fue descomponiendo el régimen de Alemania Oriental, cómo se convocó una rueda de prensa de la que en principio no se esperaba nada y como Schabowski se "olvidó" de calibrar -insiste una y otra vez que no fue un error- la importancia de lo que estaba anunciando.

Ehrman recuerda que llegó tarde a la rueda de prensa y que "no tenía ni idea de lo que iba a pasar. No había sido advertido de nada, no había pactado ninguna pregunta ni nada. Hice la pregunta porque lo de los viajes era una situación importante en ese momento".

UNA RUEDA DE PRENSA ABURRIDA CON SORPRESA FINAL
"La rueda de prensa fue muy aburrida. Durante una hora Schabowski habló de los éxitos del régimen, de que todo iba bien. Luego dijo que tal vez se habían cometido algunos errores. Entonces, al final, cuando obtengo la palabra le pregunto si entre los errores estaba una nueva ley de viaje que, le digo, en realidad no cambiaba nada".

"Aparentemente él se quedó sorprendido. Volvió a decir que ellos no cometían errores, cuando pocos minutos antes había dicho que sí los cometieron. Pero advirtió que tenía algo que decir y comenzó a leer una hoja que sacó del bolsillo: era una decisión del Politburó de la RDA, la máxima instancia de gobierno, de la que era el portavoz. La nota decía que cualquier ciudadano de Alemania oriental podía viajar donde quisiera a través de cualquier frontera".

"Creo que no se había dado cuenta de lo que era aquello. El segundo párrafo de la nota que leía, de la que guardo una copia que me regaló con su firma en el 2002 cuando fui a su casa de Berlín, decía que "desde este momento" entraban en vigor las nuevas reglas de viajes en Alemania.

Pero cuando a Schabowski le preguntaron que cuándo entraban en vigor las nuevas reglas, se limitó a responder que en la nota no estaba escrito pero que "seguramente desde ahora mismo". "Esto significaba que no lo había leído con atención", dice Ehrman.

ES NOTICIA