Uso de Cookies

Totalán, Málaga

Abren juicio contra el dueño de la finca donde murió Julen y le piden 885.000 euros de fianza

David Serrano, el dueño de la finca donde se encontraba el pozo, se sentará en el banquillo acusado de homicidio por imprudencia

En el auto además se le reclama 885.00 euros de fianza

La fiscalía pide tres años de cárcel y la acusación particular, seis meses más

20 September 2019

El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, encargado de determinar las causas de la muerte de Julen, el niño de 2 años que murió al caer a un pozo el 13 de enero en Totalán (Málaga), reclama a David Serrano, el dueño de la finca donde estaba la prospección, una fianza de 885.310 euros.

Este importe es para responder ante posibles indemnizaciones en el caso de ser condenado, según informa este viernes el diario Sur, que señala que la titular del juzgado ha acordado que se juzgue a Serrano por un presunto delito de homicidio por imprudencia.

La magistrada fija la fianza en base a la estimación que la Junta de Andalucía hizo del coste de los trabajos de rescate (663.982,45 euros), cifra a la que se añade un incremento de un tercio de acuerdo al artículo 589 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La jueza, según indica el periódico, le da al dueño de la finca de plazo un día -a partir de que se le notifique la resolución- para depositar dicha fianza y le advierte de que, en caso de no hacerlo, "se le embargarán bienes en cantidad suficiente para asegurar la suma señalada".

En el auto, fechado el 12 de septiembre, la magistrada recuerda que las acusaciones han pedido penas de prisión para el propietario de la parcela y, dado que a su juicio existen indicios de criminalidad, ha decretado la apertura de juicio oral contra David Serrano.

Será un juzgado de lo Penal el que le juzgue y no la Audiencia Provincial, puesto que las condenas solicitadas no exceden los cinco años de cárcel.

La jueza recoge en el auto la pena propuesta por la Fiscalía, que solicita una condena de tres años de prisión, así como la de la acusación particular ejercida por los padres de Julen, que añade seis meses más a la petición del Ministerio Público por la supuesta negligencia cometida por Serrano, que califican de "extremadamente grave".

El cuerpo sin vida de Julen Roselló, que cayó a un profundo y estrecho pozo, fue localizado en la madrugada del pasado 26 de enero tras 13 días de rescate y estaba atrapado en un túnel de 25 centímetros de diámetro a más de 70 metros de profundidad que había sido perforado en busca de agua.

La operación para rescatarle se consideró la más compleja acometida en España, con más de 300 personas y decenas de máquinas, perforadoras y excavadoras que removieron cerca de 83.000 metros cúbicos de tierra para excavar un pozo paralelo que llegase hasta el pequeño. 

ES NOTICIA