Uso de Cookies

X
publicidad

Canal Sur


La Junta descarta riesgos en el vertido a la corta de Aznalcóllar

La Consejería de Empleo, Empresa y Comercio ha asegurado que el vertido a la corta de Aznalcóllar está autorizado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y que, en la actualidad, el nivel de agua está "muy por debajo" de la cota de seguridad establecida por el IGME.

17/07/2015 Informativos CanalSur

La Consejería, a través de la Dirección General de Industria, Energía y Minas, se ha referido, en una nota, a las últimas informaciones relativas a un nuevo informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la Policía conocido hoy en el que, entre otras cuestiones, se constata el estado de "semiabandono" de la depuradora que debe tratar las aguas que van a dicha corta.

Ha sido la Junta la que ha asumido las actuaciones de gestión de los pasivos ambientales, tras el abandono de la mina, como consecuencia de la ejecución del Plan de adecuación ambiental de las labores de desmantelamiento y restauración final de las instalaciones, que ahora la asume la entidad adjudicataria del concurso como establecía la resolución de 25 de febrero de 2015.

En cuanto a los vertidos, la Junta ha precisado que las principales actuaciones van dirigidas a encauzar las aguas de contacto y las remanentes de la balsa siniestrada a la corta, controlando su nivel para que no sobrepase la cota de seguridad establecida; para lo cual, cuando se acerca a dicho nivel, se desvían las aguas a la planta depuradora para su tratamiento antes del vertido.

En este sentido, ha informado de que dicho vertido está autorizado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), desde el 4 de marzo de 1999, tras la rotura de la balsa, para la reanudación de las labores mineras, y comprende los estériles del concentrador, fangos de depuradora y ocasionalmente, aguas procedentes de escorrentías.

En principio se estableció una cota de seguridad 0 sobre la base de un estudio del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), entidad que el año pasado evacuó un nuevo informe elevándola a ¿20.

En este momento, se ha precisado desde la Junta, el agua de la corta está "muy alejada" de ese nivel (¿2), por lo que no ha sido necesario depurar agua desde la recepción de dicho informe ni se prevé la necesidad de depurar antes de la reapertura de la mina, con la que se revisará y adecuará todo el pasivo ambiental.

Por lo último, la Dirección General ha informado de que en febrero de este año se remitió escrito a la CHG solicitando su colaboración sobre cualquier circunstancia que debiera ser considerada en el ámbito de las competencias de esa institución para el buen fin de la actividad que se pretende, en particular sobre el cambio de titularidad de la autorización de vertido.