Uso de Cookies

Hora Sur

La incertidumbre jurídica de la gestación subrogada

El Gobierno español recuerda que los vientres de alquiler están prohibidos en nuestro país.

En España existen agencias que ofrecen "paquetes" para facilitar dicha gestación en el extranjero.

Oscilan entre 36.000 euros y los 54.000, en función de los intentos de transferencia de embriones.

20/02/2019

Entre los españoles que están en Ucrania están Reyes y Carlos. Se encuentran allí desde el 7 de diciembre, cuando nació su niña. Por fin han sido citados por el consulado español para inscribir a la pequeña en el consulado. Es un avance importante para esta familia y para otras que llevan peleando por conseguir una salida a su situación. El pasado lunes se concentraron ante la legación diplomática española con pancartas en las que acusaban al Gobierno de España de violar los derechos de sus hijos por obligarles a acogerse a la normativa de 2010 que les condiciona a hacer todo este trámite.

La norma de hace 9 años considera que no es suficiente una prueba de ADN del padre para otorgar la nacionalidad a los bebés. De hecho, la ministra de Justicia española, Dolores Delgado, ha asegurado que el Gobierno perseguirá a "las mafias" que trafican con los vientres de las mujeres "aquí y donde sea".

¿Cómo es el procedimiento de gestación subrogada?

Todo comienza con la contratación, en España, de una agencia que necesita, en primer lugar, una acreditación de la pareja de que no pueden tener un hijo de forma natural. A partir de ahí, el futuro padre viaja al país donde se va a firmar el contrato con la gestante y deja una muestra de semen con el que se fecundará un óvulo, ya sea de una donante o de su pareja. El embrión se implanta en el útero de la mujer gestante -que previamente ha pasado pruebas médicas y psicológicas-, que firma en el contrato que rechaza a la filiación. Si prospera el embarazo, el padre o padres españoles viajarán cuando tenga lugar el parto para recoger al bebé y, tras inscribirlo en un registro consular, regresar con él a España.

Las agencias ofrecen "paquetes" que parten de los 36.000 euros y van hasta los 54.000, en función de los intentos de transferencia de embriones y de las características del proceso que puede incluir varias transferencias, incluso el aborto o la muerte del bebé, con la garantía de reinicio del proceso. Cuando el niño nace, los padres lo recogen del hospital, se hace la prueba genética del progenitor para demostrar la paternidad y se inscribe en el registro consular. Una vez en España, la madre comitente solicita su adopción.

Este contenido de Hora Sur lo puedes volver a escuchar, como toda nuestra programación, en La Radio a la carta de Canal Sur Radio.

ES NOTICIA