Uso de Cookies

X

Guerrero: "Nunca he hablado de fondo de reptiles"

El exdirector general de Trabajo de la Junta Javier Guerrero, uno de los principales acusados en la pieza política del caso ERE, ha asegurado hoy en el juicio que "nunca" ha "hablado de fondo de reptiles" para referirse al dinero de las ayudas, que era "una partida de la Ley de Presupuestos". 

14/02/2018

Guerrero ha asegurado que esa expresión, que se hizo famosa al estallar el caso ERE, "nunca" ha salido de su boca y no sabe "de dónde ha salido" y se ha usado para "pensar que aquí teníamos una especie de fondos reservados".

El exdirector de Trabajo, que se enfrenta a ocho años de cárcel por prevaricación y malversación junto a otros 21 ex altos cargos de la Junta -entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán- ha defendido la "honestidad" de todos los miembros de los Gobiernos con los que ejerció su cargó durante nueve años.

Unos años en los que ha asegurado: "vivimos una época muy convulsa donde tuvimos un montón de problemas sociolaborales" con cierres de empresas y conflictos colectivos de trabajadores prejubilados o despedidos en ellas a los que iban dirigidos las ayudas de la Junta.

Ha asegurado que las 6.300 ayudas otorgadas fueron todas "individuales" y ha negado la existencia de los llamados "intrusos" (personas prejubiladas en ERE de empresas para las que nunca trabajaron).

"No son intrusos, son personas que teniendo privado su derecho al trabajo reunían los mismos requisitos que los otros señores que habían salido de una empresa, nada más", ha declarado, y que su inclusión como prejubilados en ERE de empresas responde a "un error administrativo de las aseguradores" con las que contrataban las pólizas de las ayudas tras negociarlas con los sindicatos.

Viera: "Intervención nunca se refirió a mí con informe indicara ilegalidad"

El exconsejero de Empleo José Antonio Viera ha declarado hoy en el juicio de la pieza política del caso ERE que la Intervención nunca se refirió a él "con un informe que indicara que había una situación de ilegalidad" en el sistema con el que la Junta repartía las ayudas sociolaborales investigadas.

Viera es el segundo de los 22 ex altos cargos socialistas que se sientan en el banquillo, acusado de prevaricación y malversación por lo que se enfrenta a ocho años de cárcel, en ser interrogado y a diferencia del exdirector general de Trabajo Javier Guerrero sí ha decidido responder las preguntas de la Fiscalía.

Durante su declaración ha señalado que desde el Consejo de Gobierno -que en su etapa de consejero de 2000 a 2004 presidía Manuel Chaves- existía una directriz general para resolver conflictos laborales que se estaban dando en Andalucía por el cierre o reestructuración de empresas y que afectaban a miles de trabajadores.

A raíz de los reparos de la intervención para dar una ayuda a la empresa Cárnicas Molina, ordenó a su equipo buscar una fórmula "dentro de la legalidad" que permitiera dar ayudas con "agilidad y eficacia" y tras consultarlo con la Dirección General de Asuntos Europeos quedó claro que se podían dar siempre que no fueran a empresas, para que no colisionaran con fondos europeos, sino a los trabajadores afectados.

Para articular esas ayudas individuales se elaboró un convenio entre la Consejería de Empleo y la agencia pública IFA en 2001, convenio que él firmó como consejero entendiendo que había pasado todos los filtros y "cumplía todos los requisitos legales", por lo que a preguntas del fiscal ha admitido que no revisó si tenía informes de la Intervención y el Gabinete Jurídico de la Junta para validarlo.

Ha dicho desconocer que con ese informe cambiaba el organismo pagador de las ayudas (al pasar al IFA) y que con ello las ayudas no eran fiscalizadas por la Intervención de la Consejería de Hacienda pero ha asegurado que los fondos del IFA "tenían una fiscalización continua, no una sino dos".

También ha asegurado que no recuerda que su viceconsejero Antonio Fernández le planteara problemas de tesorería del IFA para afrontar pagos de ayudas comprometidas que supusieran una "situación de alarma".

Ha dicho que no despachaba con Javier Guerreo cada ayuda que se concedía pero si ha admitido haberle trasladado situaciones concretas como la petición de los empresarios de la Sierra Norte de Sevilla ante su proyecto de crear un Matadero y haberle indicado que "se ocuparan de esa petición a ver si dentro de las posibilidades de la Consejería se pudiera abordar".