Uso de Cookies

X
publicidad

Canal Sur


Los responsables de la carbonería acusada de ser origen del incendio de Moguer niegan ante el juez cualquier responsabilidad

Los responsables de la carbonería en la que se sitúa el origen del incendio de Moguer (Huelva), que se declaró el pasado 24 de junio y calcinó unas 8.700 hectáreas del entorno de Doñana, han negado cualquier responsabilidad en el origen del fuego. La Brigada de investigación de incendios forestales sitúa el origen del fuego en la carbonería. Además afirman que los empleados movieron tierra para ocultar ese origen.

14/09/2017

El administrador de la carbonería en la que la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) sitúa el origen del incendio de Moguer, que calcinó unas 8.500 hectáreas del entorno de Doñana, ha negado hoy cualquier responsabilidad de la empresa en este siniestro.

Lo ha hecho durante su declaración como investigado, por un delito de incendio forestal por imprudencia grave, ante el Juzgado de Instrucción 2 de Moguer (Huelva), que se ha prolongado por espacio de tres horas y media, en la, además, ha apuntado que posee informes internos que confrontan con lo mantenido por los investigadores, han informado a Efe fuentes jurídicas.

Esta persona, a preguntas del juez y de las partes personadas en la causa, ha explicado que el día que se produjo el incendio en la carbonería se estaba trabajando porque "es lo habitual y se consideraba que no había peligro"
Sobre que en esas instalaciones se produjera el fuego ha incidido que en que "no es así" y en el hecho de que tienen pruebas documentales que lo avalan.

En cuanto al hecho de que trataron de "ocultar evidencias" utilizando "maquinaria pesada" para realizar movimientos de tierra en el entorno de sus instalaciones, que apunta la BIIF en su informe, esta persona ha mantenido que los trabajos realizados tenían como objetivo "apagar un foco, no ocultar pruebas".

Tras él han prestado declaración el encargado y el responsable de mantenimiento de la empresa que se han pronunciado en la misma línea que el anterior.

Después de la toma de declaraciones, continúa el procedimiento judicial abierto por este sucesos que, si bien no se saldó con víctimas personales algunas, sí que hay numerosos damnificados por los daños materiales ocasionados, a los que hay que sumar el daño medioambiental producido en una zona de un importante valor ecológico.

En dicho procedimiento están personados como perjudicados la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía -que lo ha hecho también como acusación- y, fundamentalmente, usuarios del cámping Doñana, hasta una treintena, que reclaman indemnizaciones por daños materiales y morales.

Estas acciones por vía judicial se suman a las administrativas ya iniciadas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, desde la que ya se procedió al cese de la actividad de la empresa el pasado 21 de julio y a iniciar los trámites del expediente sancionador a principios del mes de agosto