Uso de Cookies

5.000 personas en la catedral de almería

Emocionante despedida al pequeño Gabriel

La Catedral de La Encarnación de Almería ha acogido este martes la misa funeral por el niño de ocho años Gabriel Cruz, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el domingo en el interior del maletero del vehículo que conducía Ana Julia Quezada, pareja sentimental del padre del pequeño y detenida por su presunta implicación en el crimen. Miles de almerienses, autoridades y representantes de distintas instituciones, han acompañado el oficio religioso, encabezado por los padres del pequeño, Ángel y Patricia. 

El funeral ha comenzado a las pasadas las 11 de la mañana, media hora después de los previsto y ha sido oficiado por el obispo de la Diócesis almeriense, monseñor Adolfo González Montes. 

El acto ha contado con representación de las altas instituciones del estado, de la comunidad autónoma y de los partidos políticos andaluces.  Entre ellos, la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que portaba la bufanda que le regaló la madre de Gabriel. También, la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz de luto riguroso y parlamentarios del Partido Popular y de Podemos Andalucía, éstos últimos con Teresa Rodríguez a la cabeza.

El obispo de Almería, Adolfo González ha asegurado hoy que Gabriel "no tuvo tiempo de que su corazón se pervirtiera de la maldad que transversalmente asola al de todos los adultos".

Así lo ha manifestado durante su homilía en la misa funeral por el pequeño que se celebra hoy en la Catedral de Almería, donde ha apuntado que la muerte violenta de Gabriel lo acerca a la de Jesucristo y lo "identifica" con el "cruel" fin del hijo de Dios en su "pasión y cruz".

Se ha referido a este "niño sonriente y bonito" para asegurar que ha "cautivado" a todos y que ya ha emprendido el "camino que lleva a Jesucristo glorificado" para participar junto a él del "amor definitivo y de la felicidad que nunca acaba".

Asegura que ahora "acompañará a sus padres y abuelos desde el Cielo", subrayando la desolación de los progenitores del niño.

Ha sostenido además que la muerte de Gabriel es un "reflejo de la mente y corazón enfermos" de las personas que habitan este mundo, censurando duramente la violencia ejercida en cualquiera de sus formas contra los niños.

"Si reconociéramos (que el pecado habita en nosotros) seríamos mucho más justos con nosotros mismos porque el pecado puede vencernos en cualquier momento", ha dicho.

Ha criticado además cualquier "sectarismo manifiesto mediante la conquista del poder" y ha aseverado que la conversión del corazón es "algo que sólo puede llevar a término Dios en nosotros, porque sólo Dios puede llevar en nosotros lo bueno".

Ha consolado a los progenitores tras referirse de nuevo a esta muerte "cruel que reafirma nuestra condición de creyentes, manteniendo que Dios "es bueno para aquellos que aman y buscan lo que es bueno".

El féretro ha partido a las 10:25 de la mañana desde la capilla ardiente instalada en el edificio de la Diputación. Un lugar donde desde ayer más de 5.000 personas dieron su último adiós a Gabriel en el Patio de Luces donde quedó instalada. Allí acudieron a dar sus condolencias a Ángel Cruz y Patricia Ramírez el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, entre otros. 

La gran asistencia de personas ha llevado a instalar una gran pantalla en el exterior del templo para seguir el funeral para permitir asistir al oficio a todas aquellas personas que se han sumado a esta despedida.

Entre las personas que han decidido acompañar a los padres y familiares en el funeral se encuentra la familia de Mary Luz Cortés, la niña de Huelva también asesinada hace años y representantes de asociaciones de personas desaparecidas. La política ha querido también tener sus representantes en esta despedida....   

ES NOTICIA