Uso de Cookies

publicidad
denuncia de assange

¿Un espía de la CIA en Jerez?

El dueño de la empresa  Undercover Global S.L., con sede en la ciudad gaditana, ha sido detenido y puesto posteriormente en libertad.

La Audiencia Nacional investiga si facilitó a los servicios de inteligencia de Estados Unidos el seguimiento de reuniones de Assange.

Su empresa estaba encargada de la seguridad privada de la embajada de Ecuador en Londres, donde el activista estaba acogido. 

9 October 2019

El propietario de Undercover Global S.L. fue detenido a mediados de septiembre y posteriormente puesto en libertad en el marco de la investigación abierta en la Audiencia Nacional a esta empresa, responsable de la seguridad privada de la embajada de Ecuador en Londres y que fue denunciada por espionaje por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

El propietario de Undercover, David Morales, fue arrestado el pasado 17 de septiembre en Jerez de la Frontera (Cádiz), sede de la compañía, según avanzaba el diario El País. Posteriormente fue puesto en libertad.

De la Mata, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, abrió recientemente una investigación a esta empresa tras admitir a trámite una querella presentada por Assange ante este tribunal, si bien poco ha trascendido de las diligencias que se están practicando por haberse decretado el secreto de las actuaciones.

Aunque el supuesto espionaje tuvo lugar en el Reino Unido, la Audiencia Nacional se ha considerado competente en este caso por tratarse de un delito presuntamente cometido por un español en el extranjero.

De la Mata investiga si el dueño de la compañía, David Morales, facilitó a los servicios de inteligencia de Estados Unidos el seguimiento de reuniones de Assange con sus abogados y colaboradores, así como audios y vídeos de las numerosas visitas que recibió durante su estancia en la embajada de Ecuador en Londres.

Tras desvelarse hace meses vídeos de este supuesto espionaje, el canciller ecuatoriano José Valencia manifestó en julio que el país se reservaba el derecho de responder, incluso por la vía legal, contra las empresas de seguridad encargadas de la vigilancia en su embajada en el periodo en el que estaba alojado Assange.

El fundador de Wikileaks estuvo refugiado siete años en la Embajada de Ecuador en Londres, desde 2012 hasta el pasado abril, cuando el Gobierno del presidente Lenín Moreno decidió retirarle el asilo concedido por su predecesor, Rafael Correa.

ES NOTICIA