Uso de Cookies

sevilla

Aznalcóllar se manifiesta por su mina

El empleo está hundido desde el cierre de la explotación

La adjudicación de la explotación de la mina de Aznalcóllar lleva cuatro años en los juzgados

CANAL SUR MEDIA 9 October 2019

Aznalcóllar ha vuelto a echarse a la calle para pedir la reapertura de la mina. Esta explotación es la principal fuente económica de este municipio sevillano que este miércoles ha celebrado una marcha reivindicativa y multitudinaria.

La adjudicación de la explotación de la mina de Aznalcóllar lleva cuatro años en los juzgados, desde que la empresa que perdió el concurso impugnó la concesión. Emerita, la empresa perdedora, presentó una oferta que doblaba la inversión de la compañía que consiguió la concesión.

La mina de Aznalcóllar se cerró tras el vertido al río Guadiamar de seis millones de metros cúbicos de lodos tóxicos en abril de 1998. Sus 425 empleados, en un pueblo de 6.500 habitantes, fueron despedidos en 2001.

Catorce años después, el gobierno andaluz, presidido por Susana Díaz inicia la actuaciones para reabrir la mina y convoca un concurso internacional para la concesión. Pero su resolución sigue en los tribunales cuatro años después, con dos causas judiciales abiertas.

Una primera causa es la impugnación de la concesión. La empresa Emerita realizó una oferta de inversión de 645 millones de euros. La empresa ganadora ofertó 304 millones. Este litigio está en suspenso hasta que se resuelva la causa penal, el segundo procedimiento abierto.

La causa penal se archivó en dos ocasiones y reabierta la semana semana pasada por la Audiencia Provincial de Sevilla. En su auto, la sala afirma que el concurso estuvo lleno de ilegalidades y ordena investigar los posibles delitos de prevaricación, malversación y tráfico de influencias.

La primera consecuencia fue la dimisión del presidente de la SEPI, Vicente Fernández Guerrero, que en el momento del concurso era Secretario General de Industria, al que la Audiencia de Sevilla ha ordenado interrogar como investigado.

Las posibles irregularidades han llegado de inmediato al debate político. Y en Aznalcóllar, los seis mil vecinos esperan la resolución de este embrollo judicial para que el empleo y la actividad económica resuciten en este municipio.

ES NOTICIA